Actualizado 04/06/2018 15:04 CET

Suez apuesta por dar una segunda vida a los plásticos y usar la tecnología para combatir la contaminación marina

Suez apuesta por dar una segunda vida de los plásticos y usar la tecnología para
SUEZ

   BIARRITZ (FRANCIA), 1 Jun. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Laura Alonso) -

   Suez, en el marco de la celebración del Día Mundial de los Océanos, que se conmemora el próximo 8 de junio, ha desarrollado una serie de soluciones tecnológicas en el País Vasco francés en colaboración con el Gobierno y entidades regionales con el objetivo de preservar el océano y las costas, al tiempo que busca contribuir a la economía circular mediante el reciclaje y la reutilización de plásticos para que logren tener más de un uso.

   La compañía da a conocer estas medidas para combatir un total de 300 millones de toneladas de plástico que flotan actualmente en el océano, formando lo que se conoce como el séptimo continente. Europa produce anualmente 50 millones de toneladas de plástico, de las que sólo 25 millones de toneladas son procesadas y de las cuales sólo el 25% resulta finalmente reciclado.

   "El problema es que durante siglos hemos adaptado el medio ambiente a las personas por nuestro propio bien y ahora debemos proteger el medio ambiente por el bien del futuro del medio ambiente. El tiempo de hacer algo es ahora", ha señalado el director de Suez en la región de Nueva Aquitania, Grégoire Maës, durante una visita con los medios a la planta de reciclado de Biarritz (Francia).

   Suez cuenta con 9 plantas de reciclaje en Europa, una de las cuales opera en esta localidad francesa y procesa un total de 400.000 toneladas de plástico al año, de las cuales un total de 150.000 toneladas logran ser recicladas, tras lo que denominan 'proceso de recuperación'.

   A través de este proceso, las botellas de plástico llegan a las plantas de reciclaje de Suez en forma de 'bales', botellas comprimidas hasta crear grandes cubos atados por unos alambres que ocupan un menor espacio a la hora de ser transportados. Una vez en la planta, son separadas y clasificadas por material y color y se les aplica agua caliente para deshacer las etiquetas, así como rayos infrarrojos para reducir sus componentes contaminantes.

   A continuación, se realiza una separación manual de los restos de las botellas, se procede a su aplastamiento y fracturación en pequeñas piezas que después son calentadas y tratadas hasta convertirse en una masa homogénea.

   Estos nuevos plásticos cuentan con diferentes usos, como la construcción de espumas de tipo RPET, su utilización en diversos materiales como piezas de coches, o incluso pueden dar lugar a nuevas botellas o plásticos para alimentos.

   Sin embargo, el comercial manager de la planta de Suez en Biarritz, Alain Mano, ha lamentado que en Francia "solo se recicla el 56% del total de las botellas. "Estamos trabajando para sensibilizar a los ciudadanos y así llegar a un mayor porcentaje de reciclado. Aun así, los jóvenes ahora están más sensibilizados", ha apostillado.

   En cualquier caso, con el objetivo de concienciar a una mayor parte de la población, Suez ha creado unos 'RECO quioscos' que se encuentran repartidos por diversos supermercados de Francia en los que los consumidores pueden depositar sus botellas, el quisco las clasifica y las aplasta para su posterior transporte y genera un ticket de descuento para la próxima compra del cliente.

   De esta forma, la compañía ha logrado recolectar 130 millones de botellas de plástico desde 2014 y han lanzado dos nuevos dispositivos, como la 'RecyclingBox' y la 'RecyclingVan' con el fin de incrementar la sensibilidad de los consumidores. En concreto, la 'RecyclingVan' supone un dispositivo móvil en forma de caravana que se usa mayormente en festivales y grandes eventos para que la gente deposite sus botellas de plástico.

TECNOLOGÍA AL SERVICIO DE LA PRESERVACIÓN MARINA

   Por otro lado, en colaboración con el ayuntamiento de Biarritz, Suez ha desarrollado un programa para, según el alcalde de la ciudad, Monsieur Venac, "que el hombre se beneficie del océano de una forma no salvaje".

   Para ello, la empresa, junto con el ayuntamiento y otras entidades colaboradoras, ha desarrollado un sistema de medición del agua que permite diagnosticar si es recomendable o no para las personas bañarse en el agua del mar, es decir, "si hay riesgo de degradación del agua", según Venac.

   "Es una app que permite ver en tiempo real el estado del agua para que el ayuntamiento, y el propio bañista, tome la decisión de cerrar la playa o de si es adecuado bañarse o no", ha matizado Maës.

   Además, según ha relatado la CEO de Suez en Francia, Marie-Ange Debon, el año pasado se "cerraron" las playas para llevar a cabo una labor de limpieza y con el fin de "regenerar y proteger la diversidad", así como "recolectar los desechos y reciclar".

INICIATIVAS GLOBALES HACIA EL FIN DE LOS PLÁSTICOS

   Preguntada por los reglamentos de la Unión Europea y el Real Decreto recientemente aprobado por el Gobierno español que establece la prohibición de las bolsas de plástico no biodegradables para 2021, Debon ha destacado que se trata, a su juicio, de "una gran mejora".

   No obstante, ha matizado, en referencia a las críticas por parte de los ecologistas que afirman que las bolsas biodegradables tardan muchos años en descomponerse en el medio natural, que los humanos "han usado plásticos durante varios siglos" por lo que considera que "no se puede pretender un 'No' a los plásticos para mañana".

   Por su parte, Maës ha lamentado que, a pesar de que es "necesaria" una "lucha global" contra la contaminación, existan países que, debido a unas "mayores dificultades económicas", tengan que hacer frente a "problemas mayores" antes de "preocuparse" por el medio ambiente.

   En cuanto a los países firmantes del Tratado de París pero que no han llevado a cabo medidas concretas, así como aquellos que no reconocen el Tratado, Maës ha señalado que "incluso si el ser humano no fuese el directo responsable de lo que está pasando, es su responsabilidad". "Estamos viviendo un gran cambio y empezamos a entender lo que podemos y debemos hacer ahora", ha concluido.

Para leer más