Actualizado 02/03/2015 17:43:12 +00:00 CET

15.000 niños refugiados accederán a una educación a través de 'Instant Classroom'

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 15.000 menores refugiados accederán a una educación a través de 'Instant Classroom' de la Fundación Vodafone, según ha anunciado la compañía en el Mobile World Congress de Barcelona, donde ha explicado que se trata de una "escuela digital en una caja" que puede instalarse en 20 minutos y usarse en clases sin electricidad.

   Según la Fundación Vodafone, Instant Classroom ha sido diseñada para operar en zonas donde la electricidad y la conexión a Internet son escasas o inexistentes y será desplegada en colaboración con las Unidades de Innovación y Educación de ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados).

   En concreto, la herramienta se transporta en una caja de 52 kilogramos equipada con un portátil, 25 tablets con software educacional pre-instalado, un proyector, un altavoz y un modem hotspot que proporciona conexión 3G. Además, las tablets pueden conectarse de forma local al portátil, permitiendo a los profesores distribuir contenidos y aplicaciones a los alumnos sin necesidad de acceder a Internet, según ha informado la compañía.

   De este modo, ha destacado que todos los componentes de Instant Classroom pueden cargarse de forma simultánea desde una única fuente de electricidad mientras la caja está cerrada. Así, tras 6 u 8 horas de carga, Instant Classroom puede utilizarse durante un día entero en un aula sin acceso a electricidad.

   La iniciativa se desarrollará durante el próximo año en 12 campos de refugiados en Kakuma (Kenia), en Nyarungusu (Tanzania) y en la República Democrática del Congo.

   Además, la fundación ha subrayado que este proyecto se apoya en la experiencia de otros programas educativos a través del uso de tablets. En particular, se ha referido al trabajo que realizaron junto con las Unidades de Educación e Innovación de ACNUR en 2014, a través del programa 'Instant Network Schools', que educó a 18.000 alumnos en el campamento de refugiados de Dadaab, en el norte de Kenia, utilizando tablets como herramienta de enseñanza.

   En este sentido, ha explicado que los profesores de las escuelas de Dadaab afirmaron que las clases con tablets fueron tan populares que la asistencia de los alumnos aumentó en un 15% de media.