El Ejército de Turquía comienza a operar drones en el norte de Siria en el marco de su acuerdo con EEUU

Publicado 14/08/2019 16:58:24CET
Un soldado turco con una bandera durante la ofensiva militar en Afrin
Un soldado turco con una bandera durante la ofensiva militar en AfrinREUTERS / KHALIL ASHAWI - Archivo

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Turquía ha empezado a operar una serie de drones en la zona norte de Siria en la que ha pactado con Washington la creación de una 'zona segura', a pesar de las críticas desde Damasco.

El Ministerio de Defensa turco ha señalado en un breve comunicado que "están en marcha los esfuerzos para hacer operativo el Centro de Operaciones Conjuntas en Sanliurfa" y que "aparatos no tripulados han empezado a operar en la región".

Durante la jornada del lunes llegó a Sanliurfa (sur) una delegación estadounidense integrada por seis personas para abordar la creación del centro conjunto de operaciones encargado de establecer la 'zona segura'.

Los gobiernos de Estados Unidos y Turquía anunciaron el 7 de julio un acuerdo para establecer un centro de operaciones conjuntas y gestionar la 'zona segura' en la zona norte de Siria, tras meses de negociaciones al respecto.

Así, manifestaron que "la 'zona segura' debe convertirse en un pasillo de paz" y que ambos países han pactado "la rápida aplicación de las medidas iniciales para hacer frente a las preocupaciones de seguridad de Turquía", sin dar detalles sobre qué implicaciones tiene esto.

Por último, recalcaron que Ankara y Washington han acordado además que "deben tomarse medidas adicionales para que los hermanos sirios desplazados vuelvan a su país".

Turquía y Estados Unidos han estado meses discutiendo la situación en la frontera con Siria. Estados Unidos considera a las kurdas Unidades de Protección Popular (YPG) como un activo esencial para sus planes en el país, si bien son consideradas como un grupo terrorista por Ankara.

Turquía y Estados Unidos no atraviesan el mejor momento en sus relaciones, en parte a causa de la decisión de Ankara de comprar a Rusia el sistema de defensa antiaérea S-400, lo que provocó que Washington expulsara al país del programa del F-35.

Contador