¿Qué se sabe hasta ahora de la desaparición del periodista Yamal Jashogi?

Actualizado 17/10/2018 14:58:38 CET

MADRID, 16 Oct. (EDIZIONES) -

El periodista Yamal Jashogi entró en el consulado de Arabia Saudí en Estambul (Turquía) el pasado 2 de octubre. Desde entonces, nadie ha vuelto a saber nada más de él.

Dada la relevancia internacional que ha adquirido el caso, el Gobierno saudí podría estar preparándose para admitir que el periodista murió durante un interrogatorio, según la CNN. Sin embargo, todavía no ha trascendido si Jashogi era sospechoso de algo o si las autoridades turcas eran conscientes del suceso que iba a tener lugar en el consulado del reino.

        Reuters / Murad Sezer

¿QUIÉN ES YAMAL JASHOGI?

Jashogi es un periodista conocido por su extensa carrera cubriendo conflictos en Oriente Medio. Ganó adeptos (y críticos) durante los 80 y los 90 por defender la lucha contra la invasión soviética de Afganistán, llevada a cabo por islamistas apoyados por el Gobierno estadounidense.

El reportero llegó a entrevistar al antiguo líder de Al Qaeda, Usama bin Laden, por el que mantuvo grandes simpatías mientras luchaba contra la URSS y criticó tras el 11S. "Me derrumbé, llorando, con el corazón roto por ti, Abu Abdulá (un sobrenombre de Bin Laden). Fuiste hermoso y valiente en esos preciosos días en Afganistán, antes de que te rindieras ante el odio", escribió el periodista en Twitter.

El periodista es muy crítico del Gobierno actual de Riad, pero no con el anterior. Según recogen el 'New York Times', Jashogi tenía una buena relación con el rey Abdullah y con el antiguo jefe de Inteligencia saudí, el príncipe Turki. Este último le contrató en calidad de consejero durante sus etapas como embajador en Reino Unido y Estados Unidos (EEUU).

Aquí le podemos ver en una conferencia sobre los acuerdos de Oslo de 1993 sobre el conflicto palestino-israelí.

Jashogi vive en EEUU con su pareja, Hatice Cengiz (de nacionalidad turca), y colabora desde hace un año con el 'Washington Post'. Acudió con su novia al consulado para conseguir los papeles de divorcio de su exmujer, pero Cengiz no pudo acompañarle al interior del edificio por motivos de seguridad.

Una vez denunciada la desaparición del columnista, la primera reacción del Gobierno saudí fue la de negar que el periodista hubiese sido detenido. El Ejecutivo ha mantenido la misma versión durante dos semanas: Jashogi habría abandonado el consulado el mismo 2 de octubre. Sin embargo, cada vez hay más pruebas que apuntan a lo contrario.

¿DÓNDE SE LE VIO POR ÚLTIMA VEZ?

Las autoridades turcas no tardaron en negar que, primero, el periodista hubiese salido del edificio y, segundo, que siguiese vivo. "Las estimaciones iniciales apuntan a que el señor Jashogi fue asesinado en el consulado de Arabia Saudí en Estambul", dijo una fuente policial a Reuters cuatro días después de su desaparición. "Creemos que el asesinato fue premeditado y que el cuerpo fue trasladado después fuera del consulado", añadió.

       Reuters TV

Hasta ahora, lo único que se sabe es que siete sospechosos entraron en el consulado saudí en Estambul media hora después de Jashogi y salieron tres horas más tarde, tal y como reflejan las cámaras de seguridad cercanas, según recogen medios turcos. Estas siete personas son parte de un grupo de quince agentes de Inteligencia saudíes que llegaron a Turquía y abandonaron el país el mismo día de la desaparición del columnista, según publicó el periódico 'Sabah'.

¿QUÉ HA DICHO TURQUÍA?

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha implicado personalmente en el caso. El mandatario ha insistido en que Turquía no puede "quedarse callada" ante la desaparición de Jashogi, que es "un deber humanitario y político" esclarecer lo ocurrido y que "los funcionarios del consulado no pueden salvarse simplemente diciendo 'se fue".

Una de las últimas pruebas que ha trascendido ha sido el 'Apple Watch' de Jashogi, que supuestamente habría registrado los abusos. El Gobierno turco habría informado al estadounidense sobre las grabaciones, según ha publicado esta semana el 'Washington Post'. Las autoridades turcas no habrían revelado cómo habrían conseguido las grabaciones, puesto que los consulados son edificios oficiales en los que --al menos, en teoría-- no se debería espiar.

    Reuters / Murad Sezer

Existe cierta tensión entre Arabia Saudí y Turquía previa a la desaparición de Jashogi. En 2017, Ankara optó por mantenerse del lado de Doha en el bloqueo al que varios países árabes sometieron a Qatar.

¿QUÉ HA DICHO ESTADOS UNIDOS?

Los constantes desmentidos de las autoridades saudíes no han impedido que la desaparición y posible asesinato del periodista sean duramente criticadas por organismos internacionales, como la ONU, o Gobiernos occidentales, como el estadounidense.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó su preocupación sobre el caso el ocho de octubre. El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, ha barajado incluso la posibilidad de que expertos del FBI se sumen a las pesquisas de la Policía turca. El secretario de Estado, Mike Pompeo, responsable de la diplomacia del país, se ha reunido este martes en Riad con el rey Salman y con el príncipe heredero para tratar el caso.

          Reuters / Leah Millis

Trump ha llegado a prometer un "fuerte castigo" contra Arabia Saudí si se confirma que Jashogi murió en el consulado. Sin embargo, la aparente renuencia del presidente de barajar la responsabilidad de las autoridades saudíes ha hecho temer a algunos políticos del país que las relaciones comerciales con el reino tengan demasiado peso como para que Trump critique firmemente el caso.

Uno de los movimientos diplomáticos que el magnate ha llevado a cabo desde que está en la Casa Blanca ha sido un acuerdo con Riad por el cuál Arabia Saudí se comprometía a gastar 110.000 millones de dólares en armamento estadounidense en el plazo de diez años.

Un grupo de senadores quiere obligar al presidente a tomar cartas en el asunto abriendo una investigación bajo el 'Acta Magnistsky', que compele al mandatario a averiguar si una persona extranjera ha violado los Derechos Humanos de otra que ejerza su libertad de expresión.

¿CUÁL ES LA POSICIÓN DE LA UNIÓN EUROPEA?

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, ha reclamado "transparencia" y "claridad" en la investigación del caso. En esta misma línea se han expresado el Gobierno británico, francés y alemán en un comunicado conjunto.

También ha hablado sobre el caso Josep Borrell. El ministro de Exteriores se ha visto envuelto en una pequeña polémica este lunes al descartar que el Gobierno vaya a dar marcha atrás a la venta de 400 bombas de precisión al reino acordadas por el Gobierno anterior "al menos, hasta que tengamos información de qué es lo que ha ocurrido".

Borrell ha descartado que "ningún país" vaya a tomar represalias contra Arabia Saudí por el momento. Hasta ahora, el único Gobierno que ha barajado la posibilidad de imponer sanciones es el estadounidense.

Por si acaso, el Gobierno saudí ya ha prometido responder con "grandes acciones" a cualquier castigo por el caso Jashogi. Riad insiste en que responsabilizar a las autoridades del reino de haber asesinado al periodista no es más que una "campaña de falsas acusaciones".