Un acusado de yihadismo compara su viaje a Turquía con el de la ministra de Justicia a Cartagena de Indias

Publicado 14/11/2018 14:03:09CET

La Audiencia Nacional le juzga por adoctrinamiento y dos viajes a zonas próximas a la frontera de Siria para unirse a DAESH

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Allal El Mourabit, que ha sido juzgado este martes en la Audiencia Nacional por adoctrinamiento yihadista, ha comparado los dos viajes que realizó a Turquía, según el fiscal, para unirse al DAESH, con el viaje que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, realizó con otros miembros de la judicatura a Cartagena de Indias y del que ella misma habló en una conversación que quedó recogida por el comisario jubilado y en prisión preventiva José Manuel Villarejo.

"Podría haber ido (a Turquía) con muchos objetivos pero fui con el mismo objetivo con el que se fue de aquí mucha gente a Cartagena de Indias. Yo fui de vacaciones", ha sostenido ante el tribunal de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que presidía en la sesión María José Rodríguez Duplá, y provocando que el también magistrado Julio de Diego, suspirase profundamente.

Además, ha dicho que "uno más uno son dos y no tres, aunque el tres sea el siguiente" para argumentar que no se puede dar por sentado que su objetivo era Siria sólo porque se trata del país "siguiente a Turquía". "Y no tengo que explicarle a nadie cómo me voy de vacaciones. Ni al fiscal ni a nadie", ha apostillado.

El Mourabit, que tras su detención el 30 de noviembre de 2016 en Guipúzcoa era conocido en los medios como 'el yihadista de Irún' estaba acusado de un delito de adoctrinamiento y autoadoctrinamiento así como de dos delitos por el intento de viajar en sendas ocasiones a Turquía para enrolarse en la lucha armada. Fiscalía pedía en suma para él 14 años y 4 meses de prisión.

Sin embargo, el fiscal ha revisado la acusación dado que el primer viaje, ese que según el acusado fue por vacaciones como el de la gente "de aquí" a Cartagena, tuvo lugar en 2014, antes de que se introdujese en el Código Penal este delito. Además, ha pedido que en caso de no encontrar el tribunal un delito de adoctrinamiento, sea sentenciado por otro de enaltecimiento, dados sus comentarios recurrentes en la red social Facebook.

"LAS CUENTAS DE FACEBOOK SON CALCETINES"

En este sentido, tras afirmar que no reconocía ninguno de los 'post' que señalaba el Ministerio Público e insinuar que "las cuentas pueden ser hackeadas", ha defendido que manejaba ocho perfiles en Facebook porque, para él, "son como los calcetines". "Me lo pongo, a los días está podrido y lo quito o más bien cae solo. Así que abro uno nuevo", ha explicado en este sentido.

Sobre esas "cuentas calcetín", en sus propias palabras, ha dicho además, que son "un pasatiempo" para él y que, en todo caso, no es informático "como para poder asegurar" si los contenidos que aparecen los ha subido él "o fue introducida en un teléfono y en qué fecha". "En una cuenta de Facebook pueden aparecer muchas cosas pero no quiere decir que sean mías", ha destacado.

Con argumentos similares ha contrarrestado la acusación de haber publicado desde Turquía un post preguntando si alguien conocía la forma de unirse al Daesh o a Al Nusra. "No creo que haya dicho esto dadas las circunstancias que está viviendo el mundo. Eso de las telefonías y la informática es un mundo muy grande y yo soy muy pequeñajo", ha indicado.

El Mourabit, que era transportista, lleva dos años en prisión provisional, algo que según ha afirmado, le está destrozando la vida pues ha perdido el trabajo que tenía y el contacto con su hijo pequeño, que está en Marruecos, razón por la que su defensa pedía la inmediata excarcelación.

Contador