Cáritas Española eleva una queja al Defensor del Pueblo por el internamiento de migrantes en Archidona

Migrantes llegando en una barca hinchable
CÁRITAS
Publicado 23/11/2017 15:22:21CET

   MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Cáritas Española ha elevado una queja al Defensor del Pueblo ante la decisión del Ministerio del Interior de internar en la futura prisión Málaga II, que está previsto que abra sus puertas el próximo mes de enero en la localidad de Archidona, a varios inmigrantes que en los días previos habían llegado a las costas españolas.

   Cáritas considera en su queja que "la llegada de más de 500 personas de origen extranjero mediante patera a las costas murcianas y la decisión de internarlas en la prisión de Archidona, Málaga" es "contraria al marco legal establecido en España". Así, solicita a la Defensora del Pueblo que inste al Ministerio del Interior y al Gobierno a poner en libertad a estas personas.

   La organización recuerda que "la vigente Ley de Extranjería establece de forma reiterada el carácter no penitenciario de los centros de internamiento" y, por ello, considera que utilizar una prisión es "un incumplimiento flagrante por parte de quien, no solo tiene la obligación de ejecutar expedientes sancionadores, sino que tiene que hacerlo conforme al marco vigente en materia de Derechos Humanos".

   Además, señala que, si bien "una de las razones que podría justificar una orden de habilitación de centros temporales ante una situación de emergencia podría ser la falta de plazas en los centros de internamiento que ya existen, no consta que se haya intentado el traslado a otros centros de internamiento del Estado".

   Cáritas indica que "se podían haber tomado otras decisiones más respetuosas con el marco jurídico, pero también más respetuosas con los derechos humanos de las personas internadas, que tras un tránsito traumático como es el viaje migratorio, se encuentran en una prisión como si hubieran cometido un delito".

   También lamenta "el impacto mediático que esta medida tiene sobre la sociedad española que configura un imaginario común donde la persona extranjera, que no ha cometido ningún delito, es criminalizada".

   "De nada sirve invertir recursos humanos y económicos en la prevención de delitos de odio, en políticas antidiscriminación, esfuerzo en el que nos consta está implicado el Ministerio del Interior, si por otro lado se incumple el marco jurídico vigente y se acompaña de un discurso público que favorece la discriminación", subraya.

   Por otro lado, recuerda la advertencia de ACNUR España el pasado mes de agosto cuando apeló a la necesidad de "dar una acogida digna a quienes llegan a las costas". Para ello, Cáritas considera fundamental "que se refuercen los recursos y se adapten las actuales infraestructuras en los principales puntos de entrada".

   Finalmente, urge a garantizar el acceso a los procedimientos administrativos de entrada, devolución y protección internacional.