El número de personas que sufren hambre crónica se acerca a los mil millones

Niños congoleños esperan su ración en un campo de refugiados
REUTERS
Actualizado 16/02/2011 15:19:25 CET

NUEVA YORK, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El número de personas que sufren hambre crónica se está acercando a mil millones, cifra que se alcanzó durante la crisis alimenticia de 2007-08, lo que supone una señal clara del aumento de los precios de los alimentos en los países pobres, según un informe del Banco Mundial (BM).

El presidente del BM, Robert Zoellick, informó el martes de que el aumento de los precios de los alimentos ha supuesto que 44 millones de personas más sufran de extrema pobreza, problema asociado estrechamente con el hambre.

Dicho aumento sugiere que el número de personas desnutridas, que la ONU cifró el pasado año en 925 millones, alcanzaría los 1.000 millones a finales de este año por el efecto del aumento de los precios.

"La tendencia hacia los mil millones es preocupante", declaró Zoellick. "Los precios globales de los alimentos están aumentando a niveles peligrosos", denunció. "El aumento de los precios está empujando a muchas personas a la pobreza y perjudica a los más vulnerables, que gastan más de la mitad de sus ingresos en comida", añadió.

Los ministros de Economía del G20 se reunirán este viernes en París para discutir las medidas para acabar con el aumento de los precios, lo que está aumentando la inflación. Francia, que preside este año el grupo, ha puesto en el centro de su política a la seguridad alimentaria en el mundo.

Brasil ya informó de su postura sobre el tema. "Brasil se opone totalmente al uso de mecanismos para controlar o regular el precio de los bienes", aseguró el ministro de Economía del país, Guido Mantega. "La mayoría de los precios de estos bienes caerán cuando el mercado se restablezca por sí sólo", aseguró.

Por su parte, Francia rechaza cualquier propuesta que sugiera regular directamente los precios. En cambio, está presionando para aumentar los controles sobre los especuladores, restringir el uso de prohibiciones en las exportaciones y desarrollar una mejor información de los mercados de trigo llevada a cabo por los países exportadores e importadores más importantes.

UMBRAL DE 1.000 MILLONES

El número de personas que sufren hambre crónica superó los mil millones, un sexto del planeta, por primera vez hace dos años. Antes de esa crisis alimentaria, el número de hambrientos era de 850 millones, una cifra que se mantuvo constante desde principios de la década de 1980.

Zoellick dijo que el aumento de los precios se ha producido muy cerca de la crisis de 2007-08, sugiriendo que el mundo no se enfrenta a un "acontecimiento único". De esta forma, las demandas a largo plazo sugieren que los precios irán en aumento en los "próximos años".

Los precios del trigo, el maíz y la soja ha aumentado durante 30 meses seguidos debido a las malas cosechas, las restricciones en las exportaciones, las bajas reservas y la creciente demanda de los países emergentes y para el desarrollo de biocombustibles en Estados Unidos y Europa.

Aunque las autoridades han encontrado consuelo en los estables precios del arroz, uno de los principales productos alimenticios y la principal comida para 3.000 millones de asiáticos. Además, las buenas cosechas en África están manteniendo los precios estables a nivel local, a pesar del fuerte aumento internacional.