HRW dice que su informe es "serio" y "no busca desprestigiar" al Ejército colombiano

Soldados del Ejército Nacional de Colombia.
REUTERS
Publicado 25/06/2015 4:40:39CET

BOGOTÁ, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director de la División de las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, ha dicho este miércoles que el informe presentado por la organización sobre 'falsos positivos' es "un trabajo serio" que "no busca desprestigiar" a las Fuerzas Armadas colombianas.

Tras reunirse con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, Vivanco ha asegurado que en Colombia "se han producido asesinados a sangre fría que afectan a por lo menos 3.000 personas" y ha insistido en que su objetivo es llamar la atención sobre un episodio oscuro para el país que "no debe quedar en la impunidad".

"La reunión sirvió para mostrarle al presidente que el contenido del informe era serio, que aquí no hay un esfuerzo por desprestigiar a las Fuerzas Armadas, al Ejército, ni a sus máximas autoridades, que simplemente lo que hay es un reclamo de justicia", ha apostillado el director de la ONG.

Vivanco ha reiterado que "esos hechos no pueden quedar impunes" y ha señalado que el actual comandante de las Fuerzas Militares, el general Juan Pablo Rodríguez, y el comandante del Ejército, el general Jaime Lasprilla, "deben dar explicaciones a la Fiscalía por los hechos ocurridos cuando eran comandantes de brigada".

"Lo que sostenemos es que deben ser indagados, ser citados por la Fiscalía, para explicar en el caso de uno de más de 48 ejecuciones extrajudiciales, que es el caso de Lasprilla Villamizar, en la Brigada Novena, y en el caso de Rodríguez Barragán, la Brigada Cuarta, donde hay abiertas 28 investigaciones de 'falsos positivos', mientras él ejerció como jefe de esa brigada", ha sentenciado.

EL INFORME DE HRW

El informe 'El rol de los altos mandos en falsos positivos: Evidencias de responsabilidad de generales y coroneles del Ejército colombiano por ejecuciones de civiles' recoge "amplias evidencias" --incluidos testimonios directos-- que constatarían que altos mandos del Ejército sabían e incluso pudieron haber ordenado dichas ejecuciones.

La Fiscalía colombiana ha identificado hasta la fecha a más de 180 batallones y otras unidades tácticas por su presunta responsabilidad en los 'falsos positivos', pero "apenas algunos coroneles y ningún general" han sido condenados. Sí lo han sido, sin embargo, "cientos de soldados de los rangos más bajos".

HRW ha alertado de que la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI) vigila los procedimientos abiertos y "podría" iniciar su propia investigación si considera que Colombia no está dando los pasos necesarios para depurar responsabilidades y hacer justicia. "Si Colombia no lleva ante la justicia a los máximos responsables, el TPI debería abrir una investigación formal", ha reclamado Vivanco.

SANTOS PIDE PRUEBAS A HRW

Antes de la citada reunión, Santos ha pedido pruebas a la ONG estadounidense HRW para acusar a las Fuerzas Armadas de cometer hasta 3.000 ejecuciones extrajudiciales entre 2002 y 2008 en los casos popularmente conocidos como 'falsos positivos'.

"No vengan a señalarnos y a causar un daño enorme sin ninguna documentación. Esa no es la forma de vigilar por el respeto de los Derechos Humanos", ha dicho en la presentación de las tropas al nuevo ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

El mandatario colombiano ha comparado la forma de actuar de los militares, que --según ha sostenido-- atienden a "los enemigos heridos en combate" con la de "la contraparte" que "da tiros de gracia". "Esa es la diferencia que da legitimidad a nuestras Fuerzas Armadas", ha subrayado.

El líder conservador ha advertido de que defenderá "a capa y espada" esta legitimidad. "Tengan ustedes la seguridad, señores generales, que este presidente defenderá a las Fuerzas Armadas de Colombia hasta el día en que me lleven a la tumba", ha afirmado, según la Casa de Nariño.