Naciones Unidas pide a las comunidades locales iraquíes que acepten a las mujeres violadas por Estado Islámico

Orfanato para niños yazidíes
REUTERS / ARI JALAL
Publicado 10/03/2018 10:10:35CET

La ONU reconoce casi 1.500 mujeres yazidíes desaparecidas en Irak y miles de niños enclaustrados en orfanatos tras su rechazo

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un total de 1.471 mujeres yazidíes se encuentran desaparecidas en Irak desde la ofensiva de Estado Islámico en el norte del país en 2014, según cifras proporcionadas por las autoridades iraquíes a la representante especial de la ONU para la violencia sexual, Pramila Patten, que ha pedido a las autoridades locales más comprensión hacia las supervivientes rechazadas por su propia comunidad al haber engendrado hijos fruto de violaciones por parte de combatientes yihadistas.

"He escuchado de primera mano los desgarradores relatos de sobrevivientes de la violencia sexual de Estado Islámico", ha declarado Patten este viernes en la sede de la ONU en Nueva York a su regreso de un viaje por Irak para estudiar la situación de las víctimas de la violencia sexual.

"Muchas de las mujeres que permanecen desplazadas han expresado serias preocupaciones de seguridad con respecto a su regreso a sus hogares debido a la actividad de diferentes grupos de milicias y la presencia de antiguos combatientes de Estado Islámico dentro de su comunidad", ha añadido Patten.

Según las cifras de la Oficina de Irak para el genocidio, desde 2014 se encuentran desaparecidos un total 3.154 yazidíes, de los cuales 1.471 mujeres yazidíes. No es la única comunidad en padecer desapariciones. La misma oficina relata 1.200 chiíes desaparecidos, de los cuales 600 son mujeres.

También hay preocupación en la comunidad suní, a la que se suele asociar con el incremento del yihadismo en el país. "Las mujeres suníes, en particular, compartieron su temor a las represalias a causa de la falsa percepción de afiliación con Estado Islámico", ha indicado la representante de la ONU.

ORFANATOS Y ESTIGMAS

Pero, sobre todo, Patten describió la situación de los supervivientes que han regresado a su hogar con niños engendrados tras ser violadas por los extremistas como "extremadamente inquietantes".

Estado Islámico considera a los yazidíes como unos infieles y les ha señalado para su esclavitud o su exterminio. Los líderes religiosos de la comunidad han aprobado edictos por el que dan la bienvenida a las mujeres supervivientes.

Hay dos problemas, sin embargo: el primero es que este edicto no afecta a los niños nacidos de la la violación y el segundo es que las comunidades locales a veces no respetan estos edictos porque la culpa del estigma es demasiado grande.

"Si bien algunos líderes religiosos pueden mostrar cierta empatía, los notables tribales muestran un profundo rechazo a aceptar a los niños nacidos de violación. Y las autoridades provinciales de Mosul me informaron de la apertura de diferentes orfanatos con miles de niños", ha explicado.

Estos orfanatos se concentran principalmente en torno a Mosul, uno de los antiguos bastiones de la organización yihadista en Irak, de donde fue expulsada en verano, de acuerdo con la representante de la ONU, quien no pudo proporcionar cifras exactas.

"El Gobierno tiene que rescatar a los desaparecidos, garantizar indemnizaciones y facilitar la reconstrucción nacional. Las mujeres que han sido víctimas de Estado Islámico tienen que ser protegidas de las represalias, como todas las supervivientes de la violencia sexual", ha añadido.