Publicado 20/05/2022 13:32

Detenido en Jerez (Cádiz) un conductor que transportaba casi 30 kilos de hachís en un vehículo con doble fondo

Droga en el doble fondo del coche interceptado.
Droga en el doble fondo del coche interceptado. - GUARDIA CIVIL

JEREZ DE LA FRONTERA (CÁDIZ), 20 May. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Guardia Civil ha detenido a una persona en Jerez de la Frontera (Cádiz) como presunto autor de un delito de tráfico de drogas cuando transportaba 29,800 kilos de polen de hachís ocultos en dos dobles fondos o "caletas" que se habían practicado en el suelo del vehículo en el que viajaba. Tras ser puesto a disposición judicial se ha decretado su ingreso en prisión.

Según ha explicado en una nota, los hechos se produjeron cuando los guardias civiles del Puesto de Jerez realizaban un punto de verificación de personas y vehículos en las inmediaciones de la carretera A-381, en el marco de uno de los operativos que se realizan en la zona contra el narcotráfico, al ser una de las vías más calientes tanto para el tráfico de drogas como de contrabando de tabaco proveniente del Campo de Gibraltar.

Los agentes procedieron a identificar al conductor y único ocupante de un turismo, el cual dio muestras de nerviosismo al percatarse del dispositivo policial. Una vez los agentes aseguraron el vehículo controlado y procedieron a la inspección del mismo, observaron varias anomalías en el suelo completo con signos claros de haber sido manipulado.

Así, los agentes procedieron a practicar un registro superficial de las pertenencias del conductor, el cual se mostró en todo momento poco colaborador con los agentes actuantes, a la vez que incurría en numerosas contradicciones, que llevaron a los guardias civiles a practicar la inspección del vehículo de forma muy minuciosa.

Finalmente, pudieron confirmar que la totalidad del suelo del vehículo había sido manipulado para albergar varios dobles fondos o "caletas", como se conoce en el argot a estos escondites. En el interior se ocultaban 298 placas de polen de hachís de 100 gramos cada una, cuidadosamente ocultas bajo tablas de madera aglomerado y envasadas al vacío, todo ello para tratar de minimizar el olor, que arrojaron un peso de 29,800 kilos.

Por todo ello se le comunicó el hecho de su detención como presunto autor de un delito contra la salud pública, siendo trasladado a dependencias oficiales para la instrucción de las oportunas diligencias. El detenido, una vez identificado resultó ser un varón de 53 años de edad, de nacionalidad extranjera y con residencia legal en Bilbao.