Juzgan el martes a la acusada de apropiarse de 75.900 euros de la anciana a la que cuidaba y su hijo

Publicado 03/05/2015 10:55:14CET

CÁDIZ, 3 May. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Cádiz juzga este martes a M.C.B.D., acusada de apropiarse indebidamente de 75.900 euros pertenecientes a persona mayor a la que cuidaba y a su hijo. La Fiscalía solicita para ella una pena de tres años y 3.600 euros por un delito de apropiación indebida.

Según el escrito de calificación fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, M.C.B.D. se dedicaba a cuidar a M.D.R., una persona mayor que falleció el 16 de enero 2013 y que otorgó una escritura de apoderamiento a favor de M.C.B.D. que, en uso de la misma, disponía del saldo existente en las cuentas de la anciana.

En particular, mensualmente la acusada retiraba de la cuenta de la que era titular M.D.R. "importantes cantidades de dinero". En dicha cuenta estaba domiciliado el cobro de M.D.R, que ascendía a 14 pagas de casi 900 euros, así como la domiciliación de los recibos de los gastos de la vivienda de ésta como agua, teléfono, electricidad y mantenimiento de la cuenta.

La calificación expone que el 21 de febrero de 2011, el saldo total de dicha cuenta ascendía a 33.853,87 euros, y "como consecuencia de la sustracción del dinero que la acusada hace de la misma", el 18 de abril de 2013 el saldo de esa misma cuenta se había visto rebajado a 1.638,43 euros. Así, "consta que la acusada retiró de la cuenta 48.700 euros".

Por otro lado, la acusada también disponía del dinero existente en otra cuenta a nombre del hijo de M.D.R., en virtud de la escritura de apoderamiento que hizo éste. A partir de 15 de junio de 2012, el saldo total en la cuenta ascendía a 27.852,05 euros.

No obstante, y "como consecuencia de la sustracción del dinero" de la acusada, el 1 de enero de 2013 el saldo de la cuenta descendió hasta los 635,39 euros. Así, "consta que la acusada retiró de la cuenta 27.200 euros".

La cuantía total sustraída por la acusada de ambas cuentas ascienden a 75.900 euros en un periodo que comprende desde febrero de 2001 hasta enero de 2013. Dicha retirada de efectivo "no se corresponde con los gastos que M.D.R. tenía ni con su nivel de vida".

El Ministerio Fiscal considera que los hechos constituyen un delito de apropiación indebida, y solicita que se imponga la pena de tres años de prisión y multa de doce meses con cuota diaria de diez euros.