Actualizado 14/07/2012 13:21 CET

El magistrado Gutiérrez Luna ve las reformas anunciadas por Justicia como "un ataque grave al Estado de Derecho"

LA RÁBIDA (HUELVA), 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El magistrado presidente de la Sección de la Audiencia Provincial de Algeciras (Cádiz), Manuel Gutiérrez Luna, ha asegurado que si, tal como ha anunciado el Ministerio de Justicia como "proyecto futuro", las funciones del poder judicial se reducen a "unas simples comisiones" y que las funciones del Consejo recaen en un órgano político, significará un "ataque grave al Estado de Derecho y un intento de sumisión del poder judicial en el poder político que transgrede la Constitución".

Manuel Gutiérrez Luna se ha pronunciado de este modo durante una entrevista concedida a Europa Press en el marco del curso de verano que ha dirigido esta semana en la Sede Iberoamericana de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) titulado 'Medicina y Derecho: una relación necesaria'.

Con respecto al nuevo sistema de elección que ha anunciado el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha explicado que los 12 magistrados que elegían los propios jueces, en un futuro, podrían ser elegidos por los partidos políticos. Para Gutiérrez Luna, "lo más grave" es que, según las informaciones ofrecidas por el Ministerio de Justicia, los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) únicamente "estarán allí algún fin de semana o de reunión algún día".

En este sentido, Gutiérrez Luna ha hecho hincapié en que "no hay que olvidar" que el poder judicial es "un poder que reside en cada uno de los 4.500-4.600 jueces que ejercemos jurisdicción en toda España" y que es imprescindible para compensar los tres poderes del Estado.

Con respecto a la relación entre jueces y partidos políticos, el magistrado ha asegurado que no se informa bien y que la independencia de los jueces "las tenemos nosotros". "El hecho de que se nombre por partido político no va a mermar en ningún caso la independencia de los jueces", ha explicado. Pero ha continuado: "Pero si se le quita a estos jueces algunas facultades como el nombramiento de los cargos importantes y esta potestad pasa a un órgano político, sí puede haber una injerencia del poder ejecutivo en el poder judicial".

Así, ha explicado: "Se puede dar el caso de que alguna persona interesada en un cargo judicial pueda hacer una especie de sumisión si es nombrado por el poder político" pero ha concluido con este tema reafirmando que la independencia existe en cada uno de los jueces y "no nos gusta que el poder político quiera entrometerse".

En relación a la nueva "idea" de exigir unos requisitos mínimos (ser magistrado del Supremo con 15 años de antigüedad o jurista de reconocido prestigio con 25 años de experiencia) para ocupar el puesto de presidente del CGPJ, Gutiérrez Luna ha aseverado que "estaría todo el mundo de acuerdo para que no fuera presidente cualquiera sino tener un representante con una competencia reconocida y prestigio que pueda hacer honor al nombramiento como presidente el Consejo".