Actualizado 01/12/2014 16:53 CET

Díaz pide una reunión a Rajoy sobre el nuevo escenario inversor de la UE

SEVILLA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha solicitado una reunión al jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, con el objetivo de establecer conjuntamente las prioridades de Andalucía ante el escenario de inversión que se plantea desde Bruselas, a raíz del plan de impulso económico de 315.000 millones de euros anunciado por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

   Así lo ha anunciado la propia Díaz este lunes en Sevilla durante su intervención en un almuerzo informativo organizado por el Grupo Joly Andalucía, en el que ha confiado en que Rajoy la reciba en esta ocasión, porque la colaboración entre instituciones es fundamental, sobre todo, a la hora de combatir el problema del desempleo.

   La jefa del Ejecutivo andaluz ha explicado que la Junta ha remitido al Gobierno un paquete de proyectos valor de 13.000 millones de euros, con cargo a ese plan de la UE, para mejorar el capital físico, humano y tecnológico y dar un fuerte impulso a la economía andaluza. La presidenta ha señalado que también está gestionando una reunión con la Comisión Europea y ha recalcado que es necesario lograr que Europa mire a las regiones del sur.

   En su carta a Rajoy, facilitada por la oficina de prensa de la Junta a los medios de comunicación, Susana Díaz expone que desde que llegó a la Presidencia de la Junta su prioridad ha sido la creación de empleo, para lo que se han movilizado en este año unos 1.000 millones de euros, pero que es evidente que la comunidad autónoma no puede "combatir por sí sola" una cifras tan "insoportables" de paro.

   Recuerda a Rajoy que su Gobierno le ha reclamado de manera reiterada un Plan extraordinario de empleo en esta comunidad, sin que haya obtenido respuesta. Para la presidenta, ahora se abre un nuevo horizonte en la Unión Europea, con el plan anunciado por Junker, que supone una "oportunidad para combatir, desde la colaboración de todas las administraciones, el problema del paro y la brecha de la desigualdad, que se ha ensanchado entre el norte y el sur de Europa como consecuencia de la prolongada crisis económica", según señala en la misiva al presidente.

   Durante su intervención en el almuerzo informativo, Susana Díaz ha detallado algunos de los proyectos que se incluyen en ese paquete remitido al Gobierno central, como el corredor ferroviario de la Costa del Sol o la conexión de los ejes Central y Mediterráneo con Algeciras (Cádiz) o los transportes metropolitanos, así como en materia de eficiencia energética, modernización del mundo rural y proyectos importantes para la educación o la sanidad.

   Susana Díaz ha pedido al presidente que se olvide de presentar proyectos sin contar con nadie, porque en un asunto como este es fundamental la colaboración entre instituciones. También le ha aconsejado, que si quiere reducir el paro en España, se primen los proyectos que generen empleo. Ha insistido en que hay que lograr que el reparto de los fondos que lleguen de la UE sea efectivo y combata el desempleo.

200 MILLONES A LOS AYUNTAMIENTOS ANTES DE FIN DE AÑO

   De otro lado, Díaz ha anunciado que, antes de final de año, la Junta va a transferir alrededor de 200 millones a los ayuntamientos para ayudar a mejorar su liquidez y que puedan atender los pagos. Ha recordado que las deudas entre administraciones son mutuas, de manera que si bien la Junta debe a los ayuntamientos, éstos también deben a la administración autonómica y tienen que cumplir también deben aytos y tienen que cumplir con la comunidad.

   En su discurso, Díaz ha hecho un análisis de la realidad española, apuntando que, sin duda, las cosas están mal, como se puede percibir en la calle, y es necesario reconocerlo para poder plantear soluciones. "No esperen de mi un análisis complaciente o ilusorio", ha dicho la presidenta, para quien negando la realidad se hace un "flaco favor a la democracia".

   A su juicio, los políticos "estamos fallando a la gente", porque no arreglamos sus problemas y, en muchos casos, damos un "mal ejemplo" a la sociedad. Díaz ha indicado que ella tiene tres cosas claras ante esta situación, que hay que poner medidas en marcha para solucionar problemas; denunciar las políticas que nos conducen a esa situación, y rechazar el ilusionismo que no conduce a nada bueno. Ha apuntado que el camino tampoco es desentenderse de la obligación de cualquier administración por mantener el equilibrio presupuestario.

MALTRATO A ANDALUCÍA

   La presidenta también ha indicado que mientras Andalucía ha cumplido con España, el Gobierno central no ha cumplido con esta tierra, que ha sufrido un claro "maltrato fiscal", mientras que otras comunidades han tenido una financiación privilegiada. En este punto, ha aprovechado para volver a reclamar al presidente del Gobierno que abra el debate sobre una nueva financiación autonómica, ya que, al no hacerlo, "incumple" tanto la ley como su propia palabra.

   "No es comprensible que quien tiene que garantizar el derecho de todos los españoles a la igualdad, se desentienda olímpicamente de ello", ha expresado Díaz en referencia a Mariano Rajoy. A su entender, es necesaria más financiación ordinaria y menos mecanismos extraordinarios, esto es, "más soluciones estructurales y menos parches".

   Susana Díaz ha señalado que en Andalucía se está demostrando que es posible gobernar de otra manera, frente a esa política "recalcitrante de austeridad a ultranza" del Ejecutivo del PP que traído desempleo masivo y aumento de la desigualdad. Ha mostrado su preocupación por que se esté echando "gasolina al fuego de la indignación social" y que la política de Rajoy esté "aniquilando a las clases medias".

   A su juicio, es incomprensible que alguien no entienda el factor de estabilidad que supone Andalucía en el conjunto de España. Ha señalado que hacerle daño a Andalucía es hacerle daño a España. Para Díaz, la estabilidad y la concordia es exigible a quien tiene la obligación constitucional de articular al conjunto de nación y esa responsabilidad recae en el Gobierno central y en su presidente, al que no ve que se esfuerce mucho en ese sentido.