Seis detenidos por asaltos a viviendas de urbanizaciones de alto poder adquisitivo en Alicante y Valencia

Sucesos.- Seis detenidos por asaltos a viviendas de urbanizaciones de alto poder adquisitivo en Alicante y València
GUARDIA CIVIL
Actualizado 09/05/2019 13:56:02 CET

ALICANTE, 9 May. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Calp (Alicante) ha detenido a seis personas como supuestos integrantes de un grupo delictivo dedicado al robo en interior de viviendas de urbanizaciones de alto poder adquisitivo en las comarcas de La Marina Alta (Alicante) y La Ribera (Valencia). Igualmente, está investigando a otras tres personas que actuaban como presuntos receptadores de los objetos sustraídos. El cabecilla del grupo ya ha ingresado en prisión por estos hechos.

La Comandancia provincial ha explicado que a partir de junio de 2018 se detectó un repunte de robos con fuerza en viviendas en la zona denominada 'La Rectoría', compuesta por las localidades de Beniarbeig, Benidoleig, Benimeli, Rafol de Almunia, Sagra, Tormos y Orba, así como en la cercana localidad de Els Poblets y en urbanizaciones como Monte-Pego.

Los agentes del equipo ROCA de Calp se hicieron cargo de la investigación e identificaron a un ciudadano magrebí que portaba en esos momentos objetos sustraídos de una vivienda de la Urbanización Ràfol d'Almúnia. A raíz de esta identificación centraron la investigación en un grupo de personas asentado en las localidades valencianas de Carlet, l'Alcúdia y Picassent.

Este grupo resultó estar altamente especializado en robos en viviendas en urbanizaciones de clase media-alta. Disponían de varias zonas de acción en las que cometían los diferentes robos.

El cabecilla del grupo era el encargado de la comisión directa de los robos. Coordinaba y organizaba al resto de miembros para que le trasladasen hasta la zona y allí, en solitario, procedía a cometer robos en diversas viviendas a lo largo de toda la noche, seleccionando los efectos para llevarse hasta que, al amanecer, volvía a disponer de un miembro del grupo que le recogía a él junto con lo sustraído.

En ocasiones, debido a la gran cantidad de objetos que se llevaban y a que no cabían en los coches, los dejaban escondidos en las inmediaciones de las urbanizaciones para recogerlos después.

El cabecilla residía de forma ilegal en España, valiéndose para ello de un documento de identificación falsificado que había confeccionado tras haberle usurpado la identidad a un compatriota argelino. Además, se valía de esta identidad para realizar ventas de joyas robadas en tiendas de compro-oro.

El grupo disponía de una amplia cartera de clientes que compraban los objetos sustraídos a un precio muy inferior del real en el mercado.

Los compradores, que eran en su mayoría de origen magrebí, hacían acopio de los enseres y los llevaban a su país de origen para su venta. Por este motivo, de entre los objetos más cotizados y demandados para su robo y de más fácil salida y rápida venta destacan las televisiones de alta gama. De hecho, en uno de los registros domiciliarios se pudo recuperar un televisor curvo de última generación, de gran valor.

Finalmente, la operación se ha saldado con 5 registros domiciliarios en la provincia de Valencia (dos en Carlet, uno en l'Alcúdia y dos en Picassent), en los que se ha detenido a seis hombres --un argelino y cinco marroquíes--, de entre 29 y 64 años por 42 delitos de robo con fuerza en vivienda.

Además, hay tres personas más, en calidad de investigadas, un español de 54 años y dos mujeres de nacionalidad marroquí, de 38 y 40 años, por diversos delitos de receptación.

Del total de los 42 delitos, 36 se realizaron en La Rectoría y 6 en Carlet, Alginet y Llombai. Además, dos de ellos se ejecutaron con los moradores dentro.

Al cabecilla del grupo también se le imputa un delito de falsificación de documento público y otro de usurpación de estado civil, por adoptar la identidad de otra persona.

Se han recuperado una gran cantidad de efectos sustraídos, de entre los que destacan numerosas televisiones, teléfonos móviles, joyas, herramientas de mano (como motosierras), abundante material informático y electrónico, bicicletas, ropa, material deportivo, entre otros. Muchos de estos objetos ya han podido ser devueltos a sus legítimos propietarios.

También se ha intervenido cuatro vehículos utilizados por el grupo y 3.450 euros en efectivo, procedentes de la venta de los objetos.

De los seis detenidos, el considerado como cabecilla ya ha ingresado en prisión, quedando los cinco restantes (y los tres investigados), en libertad provisional con cargos, a la espera de juicio.

Contador