Economía/Empresas.- Acciona construirá y explotará una desaladora en el desierto de Atacama (Chile) por 45 millones

Actualizado 09/05/2011 14:31:13 CET
José Manuel Entrecanales, Presidente De Acciona
ACCIONA

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

Acciona se ha adjudicado la construcción y posterior explotación durante veinte años de una planta desaladora en el desierto más árido del planeta, el de Atacama (Chile), por un importe de 45 millones de euros, según informó el grupo.

El proyecto permite al grupo presidido por José Manuel Entrecanales consolidar su presencia en Chile, uno de sus mercados estratégicos, en el que está presente desde 1993, y además ampliar su actividad de agua hacia el tratamiento de aguas para operaciones mineras.

De hecho, Acciona, a través de su filial de agua, estudia otras oportunidades para aportar plantas desaladoras a la industria minera del país, uno de los sectores más importantes de la economía chilena.

Por el momento, la planta que acaba de adjudicarse se construirá para el grupo CAP, para cubrir las necesidades de agua en sus operaciones mineras en el valle de Copiapó.

Según destacó Acciona, la puesta en marcha de esta desaladora, prevista para principios de 2013, cobra una "importancia relevante" como solución hídrica, dado que el desierto de Atacama, rico en recursos minerales, está considerado como el más árido del planeta.

Está ubicado en el Norte de Chile y al Sur de Perú, entre los ríos Loa y Copiapó, en la región de Antofagasta y el Norte de la región de Atacama. Enmarcado por la cordillera de los Andes y la costa, cubre unos 105.000 kilómetros cuadrados de superficie.

La instalación que construirá y explotará Acciona inicialmente tendrá capacidad para tratar 200 litros de agua por segundo (unos 17 millones de litros diarios), que podrán aumentarse hasta los 600 litros por segundo (52 millones de litros al día).

La planta se construirá en las proximidades del puerto Punta Totoralillo, uno de los que CAP Minería posee en Atacama. Además, está a 25 kilómetros al Norte de la ciudad de Caldera y a 82 kilómetros de las operaciones mineras de Cerro Negro Norte.

Con la consecución de este contrato, Acciona ratifica su compromiso de largo plazo con el país latinoamericano, en un momento además en que afronta un periodo de inversión en infraestructuras. Además, el grupo estima que también puede posicionarse en el país con su división de renovables.