Publicado 27/06/2018 13:44CET

Las entidades financieras advierten de que las inversiones sostenibles no implican menor riesgo

Finanzas sostenibles
PIXABAY

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las inversiones sostenibles no están asociadas, necesariamente, a una reducción del riesgo, por lo que establecer requerimientos de capital menores a un préstamo por ser verde "no es el elemento más adecuado" para incentivar la sostenibilidad, según han advertido fuentes financieras consultadas por Europa Press.

La Comisión Europea ha manifestado que la contribución del sector financiero es esencial para cubrir la brecha existente de 180.000 millones de euros anuales en la Unión Europea para cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 de reducción de gases de efecto invernadero, de consumo de energía renovable y de reducción del gasto energético.

Entre otras medidas, su Plan de Acción para las finanzas sostenibles contempla la integración de la sostenibilidad en el requerimiento prudencial de capital. "La Comisión examinará la viabilidad de recalibrar los requisitos de capital aplicables a los bancos (el denominado 'factor de apoyo verde') para las inversiones sostenibles, cuando así se justifique desde el punto de vista del riesgo, velando al mismo tiempo por que se proteja la estabilidad financiera", rezaba el documento de Bruselas.

Aunque las entidades financieras están a favor de esta disminución en los requerimientos de capital, advierten de que es necesario vincular el capital al riesgo. "Que no por ser verde se considere de menos riesgo", explican las fuentes, que también señalan que no se debe asociar la sostenibilidad a determinados sectores, sino a cada acción concreta.

El primer paso sería establecer una taxonomía o clasificación oficial de las actividades sostenibles para definir qué inversiones son verdes o sostenibles, con el objetivo de medir adecuadamente los riesgos financieros asociados a la sostenibilidad.

Además, apuntan que sería positivo que desde el Gobierno se lanzasen mensajes claros en este sentido con la emisión de bonos verdes del Estado, un centro de finanzas sostenibles en España o incentivos fiscales a este tipo de inversiones. "Solo hay que tocar el capital si se justifica que hay una asunción de menos riesgo", señalan las mismas fuentes.

LA FINANCIACIÓN SERÁ SOSTENIBLE O NO SERÁ

En cualquier caso, desde el sector apuntan que el cambio climático ha pasado de ser un tema de responsabilidad social a un riesgo financiero y una oportunidad para la gestión de los negocios.

Las fuentes financieras consultadas coinciden en la importancia de crear una cultura de la sostenibilidad y aseguran que muchos inversores institucionales están exigiendo en las juntas de accionistas que las compañías expliquen los criterios de sostenibilidad que están llevando a cabo y los reflejen en sus estados financieros.

Actualmente, hay un total de 1.750 inversores institucionales que se han comprometido a no invertir en ningún producto o empresa que no cumpla con los criterios medioambientales, sociales y de gobernanza corporativa (ASG) y que gestionan, en conjunto, unos 70.000 millones de dólares (60.222 millones de euros). "La sostenibilidad ya es un criterio de inversión que tienes que incorporar a tu estrategia. La financiación será sostenible o no será", aseguran desde el sector.