Publicado 03/02/2017 19:13CET

El Grupo Ruberte trabaja para innovar en el arte tradicional del cava

Alegría en la visita a esta bodega zaragozana del Grupo Ruberte
ALBERTO CASAS

ZARAGOZA, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Innovar sin perder los valores y los procesos tradicionales en la elaboración de cava es el objetivo de Grupo Ruberte, un conjunto de empresas familiares dedicadas a la elaboración de vino desde hace tres generaciones en la Comarca del Campo de Borja.

Para ser testigo de sus innovadoras aspiraciones, la consejera de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno de Aragón, Pilar Alegría, ha visitado esta semana la última adquisición del grupo: Bodegas Monasterio de Veruela, ubicada en Ainzón y dedicada a la elaboración de cava blanco y rosado.

Este proyecto local, liderado por la primera enóloga de Aragón, Susana Ruberte, y sus hijas, Alicia y Ana, abrió sus puertas el pasado año, elaborando 70.000 botellas de cava Brut Nature y mil botellas de cava rosado Brut Nature.

Surge con la vocación de que sus productos se hagan un nombre en el mercado regional, nacional e internacional y bajo la etiqueta de la Denominación de Origen Cava. En sus cerca de 600 metros cuadrados de cuevas subterráneas, este año van a elaborar 19.000 botellas más de cava blanco y 3.000 más de rosado.

"A parte de que son unas bodegas magníficas, creo que ponen de manifiesto esa cultura del esfuerzo de esta familia aragonesa que ha apostado por la fabricación del cava y para la que, seguramente, el camino no ha estado exento de dificultades, pero se ve el magnífico trabajo que han hecho", ha señalado la consejera.

Alegría ha subrayado que "las instituciones públicas, en todo lo que podamos, debemos ayudar a gente así, a gente que innova, que trabaja, que intenta asentar empleo en esta zona rural, que tan buenos resultados tiene y que, además, nos da la oportunidad de probar unos excelentes productos con materia prima aragonesa".

La enóloga Susana Ruberte ha explicado algunos ejemplos de innovación en los que la bodega está trabajando. "La idea que tenemos en marcha es poder marcar en las etiquetas de las botellas la temperatura de consumo, además hay que tener en cuenta el trabajo que ya se ha hecho en la maquinaria que había cuando adquirimos las bodegas, hemos mejorado y modificado las máquinas para lograr una mayor eficiencia", ha señalado.

Otro de sus proyectos es instalar pantallas audiovisuales en una de las salas previas al salón de las catas para explicar a los visitantes de manera dinámica en qué consiste el proceso de elaboración de cava.