Bruselas advierte a Cameron de que la libre circulación "no es negociable" para un miembro de la UE

Actualizado 17/12/2013 22:25:16 CET

BRUSELAS, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Viviane Reding, ha advertido este miércoles al primer ministro británico, David Cameron, de que la libertad de movimiento de los europeos dentro de la Unión Europea "no es negociable", al tiempo que ha criticado a los Gobiernos que polemizan sobre normas comunitarias por razones "partidistas".

"La libre circulación no es negociable mientras se sea miembro de la Unión Europea", ha declarado Reding en una rueda de prensa en Bruselas, en respuesta al artículo publicado por Cameron en el 'Financial Times' en el que aboga por deportar a extranjeros 'sin techo' y critica la plena libertad de movimiento que la UE concede a Estados miembros como Rumanía y Bulgaria.

Reding ha recalcado que el mercado único es una ventaja de la Unión Europea a la que Londres "tiene mucho apego" por las facilidades que ofrece a sus empresas para instalarse en otros países de la UE o a sus nacionales para hacer turismo; y ha subrayado que dicho mercado único se asienta sobre cuatro pilares, incluido el derecho de los europeos a circular libremente entre Estados miembros.

"Hay cuatro libertades: de capitales, de bienes, de servicios y de personas. Y hay que elegir, quieres las cuatro o ninguna", ha desafiado Reding, para después asegurar que "muchas empresas" británicas se benefician de esta libertades para "instalarse también en Rumanía y Bulgaria".

Reding, que ha dicho que va a "defender" estos derechos en la próxima reunión de ministros europeos de Justicia e Interior a principios de diciembre, ha destacado que Reino Unido es el "cuarto exportador" de nacionales a otros Estados miembros y que hay 1,4 millones de británicos viviendo actualmente en otro país de la Unión Europea.

La vicepresidenta del Ejecutivo comunitario ha dicho "no entender" cómo un país que ha sido "adalid" de libertades y de la ampliación de la Unión Europea cuestiona ahora el derecho a la libertad de movimiento, al tiempo que ha señalado que la directiva de 2004 atacada por Londres "no dice que haya que presta asistencia (social) a quienes no trabajan".

"Yo diría a todos esos gobiernos que por motivos políticos o partidistas hacen tanto ruido, que se esconden tras la directiva para poner orden en su casa, que pueden hacer mucho con sus leyes nacionales" para evitar abusos, ha apuntado Reding.

La vicepresidenta comunitaria se refiere al paquete de recomendaciones que Bruselas publicó la semana pasada para que los Estados miembros protejan los derechos de los europeos al tiempo que evitan fraudes, que incluye ideas como reforzar las acciones contra los matrimonios de conveniencia".

También ha dejado claro que el Ejecutivo comunitario considera que esta norma es "buena" y que no ve motivo para revisarla, en alusión a la voluntad de Cameron de renegociar las disposiciones de la directiva, para lo que sería necesario, primero, una propuesta de Bruselas.

Finalmente, Reding ha puesto en duda que haya tantos europeos que se benefician de la asistencia social de un Estado miembro distinto al propio y ha pedido a los países que reexaminen los datos al respecto. "Se darán cuenta de que prácticamente nada va a parar a europeos, que el grueso de la ayuda acaba en manos de ciudadanos nacionales", ha añadido, para concluir que los "problemas de percepción" sobre el reparto de la asistencia social ha sido "generada por los propio políticos".

Para leer más