Actualizado 28/06/2007 02:00 CET

Fernando Jáuregui.- 'Rafita' sale, Ruiz-Mateos entra. Como suena

MADRID, 28 Jun. (OTR/PRESS) -

El asesino, con saña, de una joven discapacitada sale de la cárcel tras cumplir cuatro años en prisión. La Ley del Menor sigue haciendo estragos, ahora a favor del llamado 'El Rafita'. El anuncio formal se hizo el mismo día en el que entraba en prisión un hombre de 76 años, llamado José María Ruiz Mateos, por una sentencia por presunta apropiación indebida de algo más de veinte mil euros, consecuencia de un caso empresarialmente enmarañado, que ha acabado con el empresario que fue dueño de Rumasa nuevamente en la cárcel.

Qué quieren que les diga: a veces se hace difícil comprender los vericuetos de la Justicia, por mucho que los jueces se atengan a una ley que, a veces, hace buena la máxima 'summa lex, summa iniuria'. No me cuento precisamente entre los fervorosos de Ruiz-Mateos, a quien hube de demandar en una ocasión por haber propiciado un espionaje a mi teléfono privado, por lo que fue brevemente encarcelado (acabé retirando los cargos; el personaje, por sus características personales, no merece inquina). Pero entrar en la cárcel, aunque solamente sea durante unas horas, es cosa muy seria, especialmente cuando el encarcelado ha sobrepasado la barrera de los setenta años legales. Y ciertamente no parece que Ruiz Mateos sea un sujeto especialmente peligroso o que no pueda pagar, en su caso, una fianza.

Peligroso, en cambio, sí parece serlo 'El Rafita': el relato de su crimen aún resuena en muchos oídos y corazones horrorizados. Las autoridades penitenciarias no están seguras de que el muchacho -por serlo sale libre tan pronto- se haya reinsertado. Pero, de nuevo, la Ley del Menor es el coladero hacia libertades indebidas. Una ley, pensada para salvaguardar los derechos de quien no ha cumplido aún los dieciocho años, que jamás debería beneficiar a tipos como este.

Hay algo que no acaba de funcionar en este sistema, me temo. ¿Estamos en buenas manos?

Fernando Jáuregui

OTR Press

Isaías Lafuente

Catálogo de ausencias

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

El poder del resentimiento

por Francisco Muro de Iscar