Bolas de fango y no asteroides, origen de los planetas terrestres

Asteroide
UNIVERSIDAD DE WARWICK
Publicado 17/07/2017 10:57:19CET

   MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los científicos han sostenido durante mucho tiempo la creencia de que los planetas rocosos como la Tierra se construyeron a partir de asteroides rocosos, pero una nueva investigación desafía esa visión.

   Publicado en Science Advances, la investigación sugiere que muchos de los bloques planetarios originales de nuestro sistema solar pueden haber desencadenado realmente la vida, no como asteroides rocosos, sino como bolas gigantescas de fango cálido.

   Phil Bland, científico planetario de la Universidad de Curtin, emprendió la investigación para tratar de obtener una mejor visión de cómo pueden haber surgido los planetas más pequeños, los precursores de los planetas terrestres más grandes que conocemos hoy.

   Bryan Travis, científico senior del Planetary Science Institute, es coautor del artículo "Bolas de fango convectivas gigantes del Sistema Solar temprano" que aparece en Science Advances.

   "La suposición ha sido que una alteración hidrotérmica ocurrió en ciertas clases de asteroides rocosos con propiedades materiales similares a los meteoritos", dijo en un comunicado Travis. Sin embargo, estos cuerpos se habrían acrecentado como un agregado de alta porosidad de clastos ígneos y polvo primordial de grano fino, con el hielo llenando gran parte del espacio poroso. El fango se habría formado cuando el hielo se derritió por el calor liberado por la desintegración de los isótopos radiactivos, y el agua resultante se mezcló con polvo de grano fino".

   Travis utilizó su Modelo Numérico de Hidrología Global de Marte y Asteroides (MAGHNUM) para realizar simulaciones por computadora, adaptando MAGHNUM para simular el movimiento de una distribución de tamaños de grano de roca y flujo de lodo en asteroides carboníticos de condrita.

   Los resultados mostraron que muchos de los primeros asteroides, los que suministraron agua y material orgánico a los planetas terrestres, pudieron haber comenzado como bolas gigantes de fango convectivo y no como roca consolidada.

   Los hallazgos podrían proporcionar un nuevo enfoque científico para profundizar la investigación sobre la evolución del agua y el material orgánico en nuestro sistema solar y generar nuevos enfoques sobre cómo y dónde continuar nuestra búsqueda de otros planetas habitables.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies