(Ampliación) De Guindos avanza "esfuerzos adicionales" para reducir el déficit

Luis De Guindos
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2012 14:01:27 CET

Dice que se analizarán en el Ecofin del 10 de julio y admite que el PIB ha podido caer más en el segundo trimestre

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha avanzado que el Gobierno realizará "esfuerzos adicionales" para que el cumplimiento de los objetivos de déficit esté "absolutamente garantizado".

Así lo ha señalado De Guindos en Los Desayunos Informativos de Europa Press, donde ha asegurado que el compromiso del Gobierno con la reducción del déficit es "absoluto", aunque la senda de reducción tiene que ser "compatible" con la situación recesiva del país.

Las nuevas medidas, según el ministro, se irán concretando en las próximas semanas, cuando el Gobierno analice los diferentes componentes de la Administración que tienen que hacer nuevos esfuerzos. Asimismo, el Gobierno realizará otro "esfuerzo adicional" en las reformas, con el fin de avanzar "de modo concluyente" en la liberación de mercados y bienes y servicios.

En declaraciones a los medios tras participar en el desayuno, el ministro ha dicho que será en la reunión del Ecofín del 10 de julio cuando se analizarán las recomendaciones que se han hecho a España para reducir el déficit y la evolución de la senda de consolidación fiscal.

Así, las eventuales nuevas medidas no llegarían hasta después de la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la UE tras la evaluación presupuestaria del país. En cualquier caso, el ministro ha insistido en que el compromiso del Gobierno con la consolidación es "total".

"No tengan ninguna duda de que el comprimo existe y de que el proceso de saneamiento y de reformas se va a realizar y va a continuar ejecutándose como estos seis meses de Gobierno", ha aseverado el ministro.

NO CONCRETA LAS MEDIDAS

Durante su intervención, el titular de la cartera de Economía no ha querido avanzar si las futuras medidas para avanzar en la "exigente, aunque ineludible" reducción del déficit incluirán una subida del IVA, la rebaja del sueldo de los funcionarios o la eliminación de deducción por vivienda, recuperada hace unos meses.

"No voy a adelantar nada", ha dicho De Guindos, quien se ha limitado a reiterar en varias ocasiones que el Gobierno se ha comprometido con la consolidación fiscal porque está convencido de que garantizando la sostenibilidad de las finanzas públicas y la reestructuración bancaria se están poniendo las bases de la recuperación económica.

Sí ha recordado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fue muy claro ayer al decir que había que acelerar las reformas y que hay partes de la administraciones públicas en las que el ajuste ha sido menos importante y sobre las que, según De Guindos, "lógicamente" habrá que volver a actuar.

De la misma forma, ha reconocido que es en este aspecto donde se mantienen algunas dudas que habrá que despejar con medidas que llegarán en un futuro "próximo". De hecho, se ha referido a los Presupuestos del año que viene, que irán acompañados de las líneas generales de actuación del Gobierno para los próximos dos años.

EL PIB SERÁ PEOR EN EL SEGUNDO TRIMESTRE

Por otro lado, De Guindos ha considerado "posible" que el PIB caiga más en el segundo trimestre que en el primero (0,3% en tasa intertrimestral), tal y como advirtió el Banco de España en su último boletín económico.

Sin embargo, ha recordado que la previsión elaborada por el Gobierno para el conjunto del año (caída del 1,7%) es "extremadamente prudente", ya que otros organismos esperan caídas menores de PIB.

De Guindos ha recodado que España acumulaba varios desequilibrios propios "muy profundos" y "anestesiados" por el euro antes del estallido de la crisis financiera internacional asociados con el alto nivel de deuda privada y la gran dependencia del sector exterior.

Según De Guindos, fue la combinación de la crisis con estos profundos desequilibrios lo que llevó al país a una "fuerza recesiva" de una intensidad "sin precedentes" y un importante reflejo en el mercado laboral y en las finanzas públicas por las "incorrectas" decisiones de gasto tomadas por el anterior Gobierno.

PIDE CONFIANZA "ABSOLUTA"

En este contexto, el ministro ha asegurado que el único planteamiento del Gobierno pasa por sanear y corregir esos desequilibrios con reformas como la laboral o la bancaria para sentar las bases de la recuperación y volver a crecer y crear empleo.

En este sentido, ha pedido "confianza absoluta" en la economía española porque es "extremadamente competitiva" y tiene una capacidad de dinamismo "enorme". "Esa parte subyacente existe y está ahí, pero no se ve", ha señalado De Guindos, tras aseverar que "volverá a estar arriba" y a generar sin duda actividad, empleo y prosperidad en España.

A modo de conclusión, ha garantizado que el Gobierno tiene una "hoja de ruta clara" a pesar de la difícil situación económica y el contexto internacional, y ha asegurado que no se arrepiente "en absoluto" de haber aceptado el cargo de ministro por que es "una de las mejores" cosas que le puede pasar a uno, incluso en medio de una recesión.