El Tribunal de Cuentas dice que el aumento del déficit por las medidas anticrisis puede "alterar" el futuro

 

El Tribunal de Cuentas dice que el aumento del déficit por las medidas anticrisis puede "alterar" el futuro

Actualizado 20/04/2009 20:27:59 CET

Núñez dice que la crisis ha evidenciado "fallos importantes" en la supervisión del sistema financiero y reclama más transparencia

((Noticia embargada hasta las 20 horas de hoy))

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal de Cuentas, Manuel Núñez, advirtió hoy de que las medidas que se vienen adoptando contra la crisis y su incidencia en magnitudes como el déficit público y el endeudamiento pueden "alterar y restringir significativamente las posibilidades y alternativas del futuro".

Núñez pronunció esta tarde en el Club Siglo XXI de Madrid una conferencia bajo el título "De la Constitución española al Tratado de Lisboa: Treinta años del Tribunal de Cuentas", contando como presentador con el ex ministro Rodolfo Martín Villa, actual presidente de la Fundación Endesa.

Tras recordar los avatares por los que va transcurriendo la configuración y la construcción de la Unión Europea, Núñez destacó la importancia de la actual coyuntura que la crisis financiera está suponiendo en la redefinición del modelo de participación del sector público en la actividad económica.

En su exposición, el ex diputado del PP se detuvo en el análisis de la actual situación de crisis, que por su gravedad y por sus manifestaciones calificó de "crisis del sistema". A su juicio, no sólo se han puesto de manifiesto "fallos importantes en la regulación y supervisión del sistema financiero", sino también "una crisis en los valores sociales, cuya superación requerirá diseñar un nuevo modelo de actuación basado en la transparencia y en la exigencia de responsabilidades".

EXAMINAR LA EFICACIA DE LAS MEDIDAS.

Según explicó, el Tribunal de Cuentas está comprometido en el análisis de las medidas adoptadas por el Gobierno y en la evaluación de su eficacia, así como de las consecuencias que de las mismas pueden derivarse "como resultado del incremento vertiginoso del endeudamiento y del déficit público".

"Las instituciones de control no pueden permanecer al margen de la actual situación y deben comprometerse en configurar un nuevo modelo de funcionamiento, fundamentado en una adecuada regulación, acompañada de la debida transparencia, y en la exigencia de responsabilidades", sentenció.

Insistió en que las medidas que se adopten frente a la crisis deben ser transparentes para que sean fuente de credibilidad en los representantes públicos y en el modelo de construcción europea diseñado.

Entre los retos de la institución para el futuro, el presidente de la entidad fiscalizadora destacó la importancia del marco jurídico-institucional en un Estado democrático para señalar que "el control de legalidad no se limita a verificar su cumplimiento, sino que alcanza a la propia ética en la gestión pública, lo que requiere anticiparse a la norma y evitar que existan zonas de impunidad por carencia de la misma, para lo que la contribución del Tribunal puede ser relevante".

Asimismo, resaltó la importancia del principio de transparencia en la elaboración de los presupuestos y en su ejecución y en toda la gestión pública, transparencia que va más allá del acceso a la documentación, para señalar el compromiso del Tribunal en verificar su cumplimiento.

Núñez reconoció la imagen de lejanía que se suele tener del trabajo del Tribunal, en ocasiones propiciada por los amplios plazos otorgados por la legislación para rendir las cuentas, por lo que abogó por reducir dichos plazos, aprovechando las nuevas tecnologías, e incluso se comprometió a intentar que la Cuenta General del Estado pueda someterse al Parlamento dentro del ejercicio siguiente al que se refiere.

MAYOR DIFUSIÓN DE LOS INFORMES.

Además, destacó la necesidad de extender el conocimiento por la sociedad de la institución y de los Informes por ella emitidos, lo que potenciaría la conciencia fiscal de los ciudadanos a través de un conocimiento más preciso de cómo se utilizan los recursos públicos, a través de nuevas técnicas de evaluación de la gestión pública, asumiendo, no obstante, que la transmisión de dicha información quizá requiriese utilizar nuevas técnicas de difusión y un lenguaje que facilitase su comprensión e hiciese más amenos los informes.

Igualmente, admitió la necesidad de impulsar mecanismos que potencien la eficacia de la función fiscalizadora, de forma que las recomendaciones del Tribunal y las resoluciones de la Comisión Mixta tengan un adecuado seguimiento sobre su cumplimiento. A tal fin sugirió implantar un registro en el ámbito parlamentario, que permita conocer y evaluar las actuaciones adoptadas para dar satisfacción a las mismas.

En su conferencia, repasó las funciones que ha venido asumiendo el Tribunal en estas décadas, que han hecho cambiar también la perspectiva del control, orientado a analizar la organización y la eficacia de la gestión, así como la suficiencia de la normativa reguladora, proponiendo e impulsando cambios normativos cuando la norma existente era insuficiente o inadecuada.

En este tiempo, la sección de fiscalización ha redactado cerca de 900 informes de control de contabilidad fiscalización, mientras que la de Enjuiciamiento, encargada de la exigencia de responsabilidades contables, ha dictado más de 15.000 resoluciones judiciales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies