Publicado 01/02/2021 13:54CET

Hosteleros de Málaga lamentan el nuevo cierre obligado por medidas COVID y critican que no venga acompañado de ayudas

Anuncian que preparan acciones judiciales

MÁLAGA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) ha criticado que el nuevo cierre obligado por la Junta de Andalucía de todos los establecimientos de la capital, que entrará en vigor el miércoles 3 de febrero y que se suma a los de numerosos municipios de la provincia, "es una muestra más del maltrato y abandono que sufre el sector por parte de las instituciones públicas".

Por ello, han anunciado que preparan acciones judiciales para "reparar el perjuicio económico y de imagen que sufre desde hace casi un año".

El presidente de Mahos, Javier Frutos, ha insistido en que la situación "es muy crítica" en el sector, del que ha dicho se ha demostrado que es "muy responsable". "Está claro que la ausencia de medios para compensar el parón total de la actividad en los bares y restaurantes que ha ordenado la Junta empeora mucho más el sector".

Mahos ha incidido en que las nuevas decisiones se toman "en contra" de los datos que maneja el propio Gobierno de España, que establecen un índice de contagios mínimo (inferior al tres por ciento) en los establecimientos hosteleros y una dominancia de las reuniones privadas y familiares del 80 por ciento.

De nuevo la hostelería ha lamentado la "indefensión" por ser un sector que "aplica unas estrictas medidas sanitarias, de higiene y de aforo desde el inicio de la pandemia, y, sin embargo, no encuentra la protección económica y de imagen entre las instituciones".

Así, han aludido, en un comunicado, al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Gobierno de España, Fernando Simón, "que sin ofrecer ningún dato ha arremetido contra la hostelería a pesar de las propias evidencias de su departamento", recodando, además, que esto le ha valido la censura de la Confederación Empresarial de Hostelería de España, a la que pertenece Mahos, "que ha denunciado el comportamiento de Simón basado en datos falsos".

En este sentido, el presidente de Mahos, Javier Frutos, ha asegurado que este cierre decretado por la Junta de Andalucía y que durará al menos 14 días "no se puede llevar a cabo sin compensaciones económicas que protejan a empresarios y trabajadores ante un escenario de imposibilidad de trabajar".

"Este cierre impuesto es igualmente responsabilidad del Gobierno de España, por desentenderse de la gestión de la pandemia y delegar toda decisión en las comunidades autónomas, como de la Junta de Andalucía, por establecer un cierre arbitrario a un sector que sigue demostrando que es seguro y que no es responsable de los contagios", ha añadido.

Ha asegurado, además, que la hostelería "ofrece seguridad y está convencida de que la regulación horaria y de aforos que ya ha aplicado en su manera de trabajar --y que ha supuesto un importante recorte de su rentabilidad y de su capacidad para mantener empleo-- ha demostrado que mantiene a raya los contagios".

Así, Mahos plantea a la Junta de Andalucía, cuando tenga lugar la reapertura, establecer un sistema de registro de clientes que permita hacer una trazabilidad, y "también como demostración de que la hostelería no es responsable de contagios". También considera que la vacunación "es absolutamente primordial porque es el único modo de remontar la crisis y poder trabajar con normalidad".

Por ello, una vez completados los grupos de riesgo, la hostelería se ofrece a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía para ser un sector prioritario en la vacunación, por tener prácticamente al 100 por ciento de sus trabajadores de cara al público y por ser un motor económico imprescindible para salir de la crisis; y también ofrece los locales que se consideren adecuados para incrementar los ritmos de vacunación.

Para leer más

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista