Actualizado 25/07/2009 22:07 CET

El Foro Nuclear lamenta que el debate sobre Garoña ha introducido "inestabilidad reguladora"

SANTANDER, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Foro Nuclear, María Teresa Domínguez, lamentó hoy en Santander que el debate sobre Garoña ha introducido "inestabilidad reguladora" dentro del sector nuclear. Se trata de una situación "preocupante" para la responsable del Foro que agrupa a las principales empresas que operan con energía nuclear.

Para Domínguez, "mas allá" de la capacidad de generar energía o de los 600 puestos de trabajo que da la central de Burgos, lo "más importante" es la "inestabilidad reguladora en la energía nuclear".

Es algo que, a su juicio, "no se puede permitir", sobre todo teniendo en cuenta las inversiones realzadas tanto por el Consejo de Seguridad Nuclear como por las empresas eléctricas.

"No entendemos cómo nos atrevemos a discutir sobre energías nucleares en España cuando en todo el mundo se cuenta con ellas", aseveró Domínguez, que dijo que en la actualidad no existe "ningún argumento" de carácter técnico, seguridad o de empleo que "lleve a cuestionar el parque nuclear. Según expuso, los "escenarios" en los que la energía nuclear "desaparece" están "absolutamente fuera de lugar en el mundo".

Así lo aseguró en la mesa redonda 'La contribución del sector energético a la reducción de gases de efecto invernadero. Las energías convencionales', dentro del curso de verano 'Hacia una nueva política energética europea: el desarrollo de mercados sostenibles ' de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

La presidenta del foro hizo hincapié en que España es uno de los "grandes incumplidores" del Protocolo de Kyoto, que hasta ahora no se ha tomado "en serio", en lo que ella calificó de "situación alarmante".

Domínguez defendió las ventajas de la energía nuclear y abogó por ampliar a 13.000 ó 15.000 megavatios nucleares, lo que daría "estabilidad" a la red" y haría que la energía fuera "competitiva".

Para el Foro, de cara al año 2030, hay que abordar un programa nuclear que incluya "nuevas construcciones" y en el que no se debería "introducir riesgo regulador", para lo que consideró que no debería "cuestionarse en absoluto" esta energía.

En su opinión, la energía nuclear será parte del mix energético del futuro "de forma importante", al ser "la única con disponibilidad absoluta" y con precios de cogeneración "competitivos", que contrapuso con los de las energías renovables.

"Tenemos que ser realistas", sentenció al respecto, mientras recordó el "respiro" que la energía nuclear proporciona en términos de emisiones.

PRODUCTOS PETROLÍFEROS

En la mesa redonda también intervino el director general de la Asociación de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), Álvaro Mazarrasa, quien defendió el compromiso de sector petrolífero con la reducción de las emisiones de CO2, con medidas como la incorporación de biocombustibles y de energías procedentes de fuentes renovables, o los esfuerzos para cambiar la mentalización de los consumidores para un uso más responsable de los carburantes.

Mazarrasa incidió en que la demanda de destilados medios (gasóleo más queroseno" en España se cuadriplicará entre los años 1995 y 2015, en un problema "más agudo" que en el resto de la Unión Europea, donde la previsión es que se duplique.

Así, debido al uso del diesel en el mercado del automóvil y el aumento del transporte, el sector considera ahora "imprescindible" adaptar sus refinerías para aumentar la producción de estos combustibles frente a la gasolina y poder garantizar el suministro futuro.