UGT pide IVA superreducido para productos de primera necesidad y un impuesto a viviendas vacías de los bancos

Publicado 06/08/2018 11:55:29CET

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

UGT reclama una reforma fiscal "integral y en profundidad", que dote a España de manera estable de un sistema tributario "potente, justo y eficaz", que sitúe el nivel de recursos públicos a la altura de la media de la zona euro. Propone fijar el IVA superreducido para los productos de primera necesidad, crear un impuesto a las viviendas vacías de entidades financieras, imposición real a la riqueza y eliminar la tributación dual en el IRPF, entre otros.

En una nota, el sindicato señala que España recauda 7,2 puntos porcentuales de PIB menos que la media de la zona euro (33,9% frente a 41,1%), lo que significa que deja de recaudar cerca de 80.000 millones de euro respecto a Europa.

Por ello, considera que este déficit recaudatorio podría dedicarse a "construir más hospitales y contratar más personal sanitario, financiar el sistema de pensiones, reforzar los sistemas de prestaciones por desempleo y sociales, dotar de fondos la ley de dependencia, potenciar las políticas activas de empleo o construir infraestructuras viarias modernas".

"Más ingresos para gastar más y de manera más eficiente, mejorando la calidad de vida de la mayoría de la población", es la propuesta de UGT, que denuncia que el sistema tributario español no es progresivo, ya que "no pagan proporcionalmente más los que poseen mayores rentas", sino que beneficia a los ricos.

Según UGT, esto se debe al fraude existente; a los agujeros que tiene el sistema en forma de exenciones y deducciones; al creciente peso de los impuestos indirectos (como el IVA) frente a los directos (IRPF o Sociedades); y a la continua rebaja de la fiscalidad de las rentas del capital y empresariales.

IMPUESTOS A LA RIQUEZA Y ELIMINAR TRIBUTACIÓN DUAL EN IRPF

En concreto, aboga por situar la lucha contra el fraude fiscal en el centro de la actuación política, dotando a las administraciones tributarias de los medios humanos, materiales y técnicos necesarios.

En el IRPF, insta a eliminar la tributación dual (con dos tarifas diferenciadas) que "beneficia a las rentas del capital y castiga a las del trabajo", revisar los mecanismos de tributación de las rentas de profesionales y autónomos para acercarla más a la realidad de sus ingresos, y eliminar progresivamente la mayoría de reducciones y deducciones fiscales.

Además, apuesta por establecer una imposición real sobre la riqueza, con carácter general, que integre todo el patrimonio de los contribuyentes y, en el Impuesto de Sociedades, limitar al máximo las exenciones, deducciones y bonificaciones, especialmente las que afectan en la actualidad a los grandes grupos empresariales multinacionales, y garantizar un tipo efectivo mínimo.

En el IVA, ve necesario revisar la estructura de tipos, asegurando que todos los productos de primera necesidad tributen al tipo superreducido, eliminar la exención de sanidad y educación privadas, e impulsar en Europa un tipo impositivo ampliado para los bienes de lujo.

Revisar la tributación de todos los instrumentos financieros y societarios que sirven para eludir legalmente el pago de impuestos sin contrapartidas positivas (como las SICAV) es otra de las propuestas del sindicato, así como diseñar una fiscalidad ambiental que equipare a Europa, tanto en su vertiente de protección medioambiental como en su capacidad recaudatoria, sin descuidar su impacto sobre la cohesión social y territorial.

IMPUESTO A LAS VIVIENDAS VACÍAS DE BANCOS

Igualmente, propone crear un nuevo impuesto para las viviendas vacías de las entidades financieras, con el propósito de "evitar actuaciones especulativas y propiciar su disponibilidad para los parques públicos de las distintas administraciones públicas", así como gravar de forma homogénea las sucesiones y donaciones en todo el territorio nacional.

Establecer un impuesto sobre transacciones financieras y otro sobre la banca; crear un nuevo impuesto que se destine, de manera finalista, a la financiación del sistema público de pensiones (impuesto de solidaridad), y ofrecer una solución "estable y satisfactoria", fruto de un amplio consenso, a la fiscalidad territorial, son otras de sus propuestas.

Para UGT, el Gobierno debe abrir ya el diálogo social en esta materia, con el fin de que los interlocutores sociales participen activamente para conseguir una fiscalidad "a la altura de la media de la zona euro y garantizar un Estado de Bienestar justo, sólido y equilibrado".