Calviño ve "bastante alineadas" las previsiones de Bruselas con las del Gobierno

Actualizado 08/11/2018 15:32:46 CET
414036.1.500.286.20181108134533
Vídeo de la noticia

Al confirmar un "buen ritmo" de crecimiento

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha afirmado este jueves que las previsiones de otoño de Bruselas están "bastante alineadas" con las del Gobierno y confirman que España seguirá creciendo a "buen ritmo", por encima de los países de su entorno y de la media de la zona euro y de la UE, mientras que sobre el mayor déficit previsto por la Comisión en 2019, ha apuntado que el Ejecutivo comunitario ha valorado "parcialmente" las medidas ya que no dispone de "toda la información" al no haber aún anteproyecto de ley presupuestaria.

Así lo ha señalado Calviño durante la clausura de la jornada anual de Competencia, organizada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), después de que Bruselas haya dado a conocer sus previsiones de otoño que empeoran las estimaciones de crecimiento y déficit para España.

"Las previsiones de Bruselas están bastantes alineadas con las nuestras y confirman que seguiremos creciendo a buen ritmo, por encima países entorno y por encima media zona euro y UE", ha afirmado la ministra, después de que el Ejecutivo comunitario haya rebajado dos décimas su previsión de crecimiento económico para España tanto este año como el siguiente (al 2,6% y 2,2%, respectivamente) y haya elevado entres décimas su previsión de déficit para 2019, hasta el 2,1%.

A su juicio, las previsiones de Bruselas suponen una valoración "positiva" de la evolución de la economía español, ya que España "sigue destacando como una de las economías más dinámicas y con una perspectiva más positiva de crecimiento", por encima de la media de la UE y la zona euro, según ha señalado en declaraciones a los periodistas.

"BRUSELAS NO DISPONE DE TODA LA INFORMACIÓN"

Preguntada por el mayor déficit previsto por Bruselas para el año que viene, Calviño ha indicado que a veces "las cosas suceden tan rápidas que se pierde la perspectiva", recordando que España se encuentra bajo el brazo correctivo de déficit excesivo de la Comisión Europea, pero el Gobierno espera terminar el año con un déficit por debajo del 3%.

"Aún no ha terminado la ejecución presupuestaria y se espera por tanto salir y pasar al brazo preventivo el año próximo", ha afirmado.

Además, ha explicado que el Gobierno ha remitido el plan presupuestario a Bruselas sin haber podido adoptar un anteproyecto de ley de Presupuestos, aunque ha puesto en marcha ya nuevas figuras impositivas como la del impuesto a los servicios digitales o a las transacciones financieras, lo que pone a España en una situación "un poco especial" en relación al resto de países.

"La CE ha valorado las medidas pero ha valorado parcialmente las medidas, puesto que aún no dispone de toda la información al respecto", ha enfatizado Calviño al ser preguntada sobre el hecho de que Bruselas cree que se no se producirá ajuste estructural alguno en el déficit público y sobre si esto conllevará la aplicación de nuevas medidas.

"No se trata de ningún tipo de evaluación ni de recomendación, es una previsión macro igual que harán otras instituciones como el FMI o la OCDE en los próximos días. Son previsiones, no ningún tipo de evaluación desde el punto de vista del plan presupuestario", ha recalcado.

De hecho, Calviño ha subrayado que Bruselas señala en su informe que sus previsiones pueden tener variaciones al alza en los ingresos respecto a lo estimado o gastos inferiores frente a lo previsto. "Es una previsión provisional y tendremos que ver cómo evoluciona en las próximas semanas y meses", ha agregado, para subrayar a continuación la "excelente" cooperación a nivel técnico y político con la CE.

CRECIMIENTO "ROBUSTO" PESE A INCERTIDUMBRES

Durante su intervención, Calviño ha destacado que España se encuentra en una fase "relativamente positiva" desde el punto de vista del ciclo económico y presenta resultados "particularmente notables", en un contexto en el que la economía mundial sigue creciendo también a "buen ritmo".

Así, ha recordado que la previsión de crecimiento del Gobierno para este año es del 2,6% y del 2,3% para el próximo ejercicio, lo que suponen tasas de crecimiento "robustas" e "importantes".

No obstante, ha matizado que "en absoluto todo es fantástico" y ha advertido de incertidumbres en el ámbito internacional, como las medidas proteccionistas, el cambio en la política monetaria iniciado en Estados Unidos y que continuará en Europa tendrá un "impacto en liquidez y en el crecimiento", así como incertidumbres geopolíticas relacionadas con la inestabilidad financiera en mercados emergentes altamente endeudados.

Por ello, ha abogado por "aprovechar" el crecimiento para tomar las medidas necesarias y adoptar una posición "activa" de política que ponga las bases para que continúe el crecimiento y sea sostenible a medio y largo plazo.

Más allá de la estabilidad financiera, ha citado como retos el cambio demográfico, la política monetaria, el cambio climático, la transición energética y la revolución tecnológica y digital ante su impacto en los trabajadores.

PLAN PRESUPUESTARIO "AMBICIOSO Y RESPONSABLE"

La política económica "decidida" que quiere llevar adelante el Gobierno pasa por la disciplina presupuestaria, sobre lo que ha abogado por aprovechar el crecimiento para tener "cierto margen de maniobra" en el futuro. Los 30.000 millones de pago en intereses de la deuda anuales cree que podrían destinarse a otras partidas como Educación, ciencia o infraestructuras.

La titular de Economía ha afirmado, al ser preguntada sobre si ve más próximo el apoyo a los Presupuestos o unas elecciones generales, que "en este momento" el Ejecutivo trabaja para sacar adelante las nuevas cuentas públicas, que conjugan disciplina fiscal y reducción de déficit con políticas sociales.

Por ello, el Gobierno pondrá "todo su empeño" sobre la base que ha trabajado ya para lograr consensos y conseguir apoyos del resto de partidos. "Me resulta difícil entender que algún partido no quiera ni siquiera empezar esta discusión sobre la base de unos PGE que son los que España necesita", ha apostillado.

De esta forma, ha calificado el plan presupuestario acordado con Podemos y remitido a Bruselas como "ambicioso, responsable y realista", porque trata de hacer un ajuste fiscal que "no pone en riesgo" la disciplina presupuestaria y refuerza los ingresos para seguir reduciendo la deuda, incluso en circunstancias macroeconómicas menos favorable.

Igualmente, ha señalado que la política económica se centra también en políticas sociales, para reducir la desigualdad, y en reformas estructurales, la denominada como "agenda del cambio", que tendrán impacto a medio y largo plazo, como la Formación Profesional, la transición energética o la adaptación al cambio climático.

Contador