Actualizado 01/07/2009 21:18 CET

El 65% de receptores de microcréditos de Caixa Catalunya mantiene el negocio un año después

BARCELONA, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 65% de los emprendedores beneficiarios de microcréditos mantienen el negocio un año después, según un estudio realizado por la Obra Social de Caixa Catalunya, el primero de España sobre el impacto social de los microcréditos y que se ha elaborado sobre una muestra de 84 personas beneficiarias del sistema.

El texto también recoge que del 35% que no mantiene el negocio, un 12% se encuentra en paro o inactivo, y el 23% restante trabaja por cuenta ajena.

Con el sistema de microcréditos de Caixa Catalunya se han creado 2,4 puestos de trabajo de media por negocio y se han generado 3.500 empleos desde 2001. La Obra Social de Caixa Catalunya destacó que este sistema facilita las inserción económica del individuo en todas sus dimensiones.

El libro 'Microcrédito Social. Una evaluación de Impacto' recoge los resultados del informe realizado por Silvia Rico, doctora en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid.

La entidad financiera ha concedido desde 2001 un total de 1.475 microcréditos, lo que ha supuesto una inversión de 13,4 millones de euros. Los créditos, concedidos al 5% de interés, se devuelven durante los tres años siguientes y tienen un índice de impago que oscila entre el 5% y el 10%.

PERFIL FEMENINO

El estudio concluye también que el perfil del beneficiaro de un microcrédito es una mujer extranjera de 39 años, casada o con pareja y con un hijo a su cargo, que solicita un microcrédito de 9.000 euros para iniciar un negocio con dos empleados en el sector del comercio al por menor o de la hostelería.

Además, Caixa Catalunya comenzó en 2006 el programa específico Rétale para personas inmigradas de origen ecuatoriano y colombiano para establecer o ampliar un negocio en su país de origen. Rétale ha obtenido el reconocimiento de Naciones Unidas mediante el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD).

Caixa Catalunya fue la primera entidad financiera del país en conceder microcréditos destinados a aquellos emprendedores que no cuentan con recursos para desarrollar sus ideas de negocio o aquellas personas que, por su situación personal, no tienen acceso al sistema financiero normal.