Actualizado 26/04/2007 16:38 CET

Educación, Cultura y Asuntos Sociales son los sectores en los que más fundaciones desarrollan sus programas

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Educación, Cultura, Asuntos o Servicios Sociales e Investigación son los sectores en los que se centra el trabajo de un mayor número de fundaciones, según se desprende del Directorio de fundaciones Españolas presentado hoy en Madrid.

El volumen, que tiene más de 5.000 páginas, ha sido editado por la Asociación Española de Fundaciones (AEF) con el fin de establecer "canales de comunicación" entre este tipo de entidades y promover "la transparencia" en el seno de las mismas, para lo que recoge información sobre las 8.612 fundaciones inscritas en España, el 71,7% de las cuales son de régimen autonómico.

En un acto presentado por el presidente de la AEF, Ignacio Camuñas, se dio a conocer que las comunidades autónomas donde más han proliferado estas organizaciones son Cataluña y Madrid, con 2.650 y 2.316 fundaciones respectivamente, y un promedio de 37 y 37 entidades para cada mil habitantes. Le sigue Andalucía, con 1.144 fundaciones y 14 para cada mil habitantes.

Sin embargo, el dato más relevante para los promotores de esta iniciativa es la constatación de una "explosión en el mundo fundacional" en los últimos 30 años "a lo alto y ancho de la geografía española" en parte debido a "la recuperación de la libertad tras la dictadura, un crecimiento extraordinario de la riqueza nacional y el cambio favorable en la legislación", declaró Camuñas.

Este "crecimiento sostenido" tenderá, no obstante "a reposarse en el futuro" o, al menos así debiera ser según el presidente de la AEF para quien es necesario que "tras este desarrollo alborotado" del mundo fundacional, el sector "repose y se asiente para solventar algunas de las deficiencias" que el propio crecimiento ha producido.

También mirando a futuro, el director general de la Fundación Marcelino Botín, Rafael Benjumea, presente en el acto, destacó como gran desafío del sector conseguir "que la labor que se hace, prestigie al mundo fundacional (...) y repercuta realmente de una forma positiva en la sociedad".

Para Camuñas, será imprescindible "una revolución en el entendimiento del sector con las autoridades" para implantar "los beneficios fiscales necesarios" para consolidar la labor de las fundaciones y adoptar "una nueva visión a partir del Estado respecto del papel del tercer sector en el desarrollo del país".