Actualizado 23/04/2020 14:57 CET

La Policía ha detenido a 32 personas por explotación sexual desde que comenzó el Estado de Alarma

El DAO de la Policía, José Ángel González, durante la rueda de prensa convocada tras la reunión del Comité Técnico de Gestión del COVID-19 en el día 37 del estado de alarma decretado por la crisis del coronavirus, en Madrid (España), a 20 de abril de 2020
El DAO de la Policía, José Ángel González, durante la rueda de prensa convocada tras la reunión del Comité Técnico de Gestión del COVID-19 en el día 37 del estado de alarma decretado por la crisis del coronavirus, en Madrid (España), a 20 de abril de 2020 - Moncloa

Sigue en directo la crisis del coronavirus en España y en el mundo

   MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Nacional ha detenido a 32 personas por explotación sexual de mujeres y ha liberado a 25 víctimas desde que comenzó el Estado de Alarma el pasado 14 de marzo, según ha asegurado este jueves en rueda de prensa el director adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional, el comisario principal José Ángel González.

   "En este periodo de confinamiento, hemos procedido a la detención de 32 explotadores y la liberación de 25 víctimas que estaban siendo explotadas sexualmente", ha dicho.

   Según ha señalado, las unidades especializadas del cuerpo continúan realizando una "excepcional" labor de prevención en el tema de la trata, detectando las redes de captación y las rutas de traslado de las víctimas, labor que es posible gracias a la cooperación que la Policía Nacional mantiene en el ámbito internacional.

   Durante la rueda, el comisario ha agradecido la colaboración ciudadana, avanzando que se han reportado hasta 200 comunicaciones, ya sea a través del teléfono 900 10 50 90 o del correo electrónico 'trata@policia.es', herramientas de la Policía donde denunciar este tipo delitos de forma anónima y confidencial.

   Así, González ha puesto un ejemplo de la utilidad de estos canales de comunicación: "Recordarán que hace unos días les informábamos de que una de esas comunicaciones permitió liberar a tres mujeres prostituidas en una vivienda de la localidad malagueña de Estepona, arrestando a sus dos explotadores".