Detenidos el dueño de una clínica dental y un empleado acusados de intrusismo profesional

Actualizado 07/02/2012 15:26:48 CET

ALMERÍA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido al propietario de una clínica dental y a un empleado por un presunto delito de intrusismo profesional después de la queja presentada por un paciente que quedó descontento con el tratamiento permitiese constatar que el segundo de ellos carece de titulación oficial reconocida en España para ejercer como dentista.

C.A.M.H., de 41 años, y el dueño de la clínica, con domicilio en Madrid e identificado como M.G.H.C.C., de 58 años, eran arrestados el pasado día 3 en Garrucha (Almería), según ha informado la Comandancia en una nota en la que ha precisado que, si bien el segundo poseía la titulación, era conocedor de que su empleado no la tenía.

La actuación se inició después de que la Guardia Civil tuviese conocimiento de que se había presentado una reclamación en el Colegio Oficial de Dentistas de Almería por parte de un cliente descontento con el tratamiento odontológico recibido en una clínica dental de la Garrucha.

En una entrevista con los agentes, el demandante relató que había estado recibiendo tratamiento por valor de 940 euros en dicho centro en octubre y que le habían extraído varias piezas dentales para, después, diseñarle dos prótesis dentarias sin que pudiera acoplarse ninguna de ellas.

Al no estar conforme con el tratamiento y ante su descontento con el resultado, el paciente había expresado su deseo de presentar una queja por lo que solicitó al facultativo, que le había atendido en la mayoría de sus visitas, su nombre, número de colegiado y titulación.

Según su declaración, C.A.M.H. no se los facilitó con excusas y vagos pretextos, por lo que decidió contactar también con el propietario de la clínica, quien también le evitó facilitarle los datos solicitados.

Ante tales hechos, el pasado día 3, los agentes acudieron al establecimiento y mantuvieron una entrevista con su responsable, quien reiteró en principio su negativa a facilitar los datos del facultativo que atendió, en varias ocasiones, al perjudicado.

La Guardia Civil identificó a M.G.H.C.C., responsable de la clínica, y a C. A. M. H., persona ésta última que había practicado parte del trabajo origen de la reclamación y pudo constatar que en las instalaciones no estaban expuestas al público ni las titulaciones ni la documentación de los profesionales que allí trabajaban, a excepción de copias de las titulaciones del propietario.

Una vez en las dependencias policiales, los agentes verificaron que C.A.M.H. carecía de titulación oficial, reconocida en España, para la práctica de la actividad que desempeña, una circunstancia conocida por M.G.H.C.C. Ambos han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Vera.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies