Metro invertirá 140 millones para eliminar el amianto en toda la red y se retirará de los trenes antes de finalizar 2019

Cocheras de Metro en Loranca
METRO DE MADRID - Archivo
Publicado 22/03/2018 12:51:15CET

El grueso de las actuaciones estará completada en 2021. Metro ha detectado amianto en 53 estaciones

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Metro de Madrid invertirá un total de 140 millones de euros para la eliminación del amianto en toda la red, tanto en el material móvil, como en estaciones y otras instalaciones, con un calendario que establece la retirada de este material de forma completa en el material móvil a finales de 2019.

Así está previsto en el calendario y plan de inversiones que ha presentado hoy la dirección de Metro de Madrid a los sindicatos en la comisión constituida la semana pasada con ellos para llevar a cabo de forma inmediata la retirada de este material en la red del suburbano. La eliminación del amianto de los trenes contará con una inversión de 5 millones de euros, según han informado fuentes del suburbano a Europa Press.

Paralelamente a la retirada en trenes, Metro llevará a cabo las acciones necesarias para eliminar el amianto en los elementos aislantes de 21 subestaciones eléctricas, para lo que invertirá 1 millón de euros en 2018 y 2019.

También desde este mismo año y hasta 2021, se retirará el amianto en 20 estaciones, en el marco del Plan de Modernización de estaciones que Metro de Madrid tiene en marcha (además, ya se ha retirado en tres estaciones que se han renovado recientemente dentro de este plan: Torre Arias, Canillejas y Suanzes), para lo que invertirá 64 millones de euros.

Así, en 2021 Metro habrá acabado con el amianto en todos los trenes y en casi el 40 por ciento de las estaciones donde lo tiene detectado (53). En total, Metro habrá ejecutado el 53 por ciento del plan en 2021.

Una vez finalizado el Plan de Modernización de estaciones, se llevará a cabo la retirada de este material en otras ocho donde está detectado, para lo que será necesaria una inversión de 27 millones de euros, un trabajo que se iniciará en 2022 y finalizará en 2024.

Se llevará a cabo otra inversión adicional de 31 millones más que acabará definitivamente con el amianto que quede en la red y que supone la retirada del mismo en 25 estaciones más, desde 2023 hasta 2025.

También en este mismo periodo, se eliminará de los elementos constructivos de las 21 subestaciones eléctricas por 1,5 millones de euros, así como en el resto de las dependencias y depósitos para lo que se destinarán 7 millones de euros.

Metro, adicionalmente, invertirá 4 millones de euros para contratar una asistencia técnica para la inspección, detección, realización de ensayos y certificación posterior para el plan de desamiantado en lo que a instalaciones (estaciones y cuartos técnicos) se refiere.

Las mismas fuentes exponen que "hay total garantía de que no hay ningún riesgo para la salud por la presencia del amianto ni para los 2,3 millones viajeros que utilizan Metro de Madrid al día ni para los trabajadores que llevan a cabo las tareas de mantenimiento, ni para los conductores que no están en contacto en ningún caso (ya que no lo manipulan) con piezas que contengan amianto".

"La presencia de amianto por sí misma no supone ningún riesgo ni para los usuarios ni para los trabajadores porque no supone exposición a fibras, ya que estas solo pueden llegar a producirse en caso de manipulación del material", exponen desde la compañía.

Además, la dirección de Metro ha reforzado todo tipo de información para los trabajadores, para lo que ha elaborado un mapa (inventario) donde están localizados todos los puntos en los que se ha localizado este material. También se ha elaborado un protocolo para formar a los trabajadores sobre la presencia de este material y cómo actuar.

Asimismo, se han reforzado las actuaciones para prevenir "los riesgos frente a la presencia de amianto mediante la identificación, registro y señalización de estos elementos, mientras que se procede a su retirada definitiva". De este modo se pretende que ningún trabajador propio o de empresas contratistas pueda tener ningún problema.